El españolísimo Real de a 8: Auge y caída de la primera moneda mundial

Compártelo

Hoy, ColeMone tiene el honor de presentaros de nuevo a Sergio Firsov. En ColeMone ya hemos publicado unos cuantos artículos suyos, y hoy nos presenta una introducción en profundidad a LA moneda española por excelencia: la pieza de 8 reales, conocida también como el Real de a 8.

Sin más, os dejo con Sergio:


En la historia, al igual que en la literatura, el real de a ocho evoca la imagen de piratas con parches en los ojos abordando galeones españoles cargados de innumerables tesoros.

La moneda de plata de la Monarquía Hispánica con valor de 8 reales tenía varios nombres: piastra, peso fuerte, dólar español o simplemente ochavito. Estas monedas se acuñaron desde mediados del siglo XVI hasta principios del siglo XIX. Gracias al alto contenido de plata extraído de las minas americanas y al enorme volumen de acuñación, esta moneda se convirtió en la más popular en el comercio internacional de la época.

España - 8 Reales 1733 - México
Incluso el diseño de la moneda es atractivo para los coleccionistas, ya que muestra dos hemisferios (representando el Viejo y el Nuevo Mundo) entre las Columnas de Hércules, unidas por la corona española, con las inscripciones «PLVS VLTRA» (Más allá) y «VTRAQUE VNUM» (Ambos uno). En el otro lado de la moneda, se muestra el escudo de armas de la dinastía de los Borbones, junto con la marca de la casa de moneda y el nombre del rey. Este diseño fue utilizado en seis casas de moneda del Reino de España. La moneda de plata de ocho reales de 1733, con la efigie del rey Felipe V, fue acuñada en la casa de moneda de México, México, y pesa 26,92 gramos (Foto: Aureo & Calicó Subasta 317, Lote 2).

El Reino de España, que se convirtió en el primer imperio global con colonias en diferentes continentes durante más de 300 años, fue la casa de moneda más grande del mundo. El Real de a 8 fue acuñado en numerosas cecas del reino y se convirtió en la moneda de comercio universal en todos los continentes (excepto en la Antártida) durante tres siglos. Como resultado, se convirtió en la moneda de comercio mundial más duradera.

Es ampliamente conocido que los ocho reales de plata fueron moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta 1857. Además, esta moneda sirvió como prototipo para el surgimiento del dólar estadounidense, el dólar canadiense, el yuan chino, el yen japonés, el peso de las repúblicas independientes de América, el peso filipino y muchas otras monedas en el mundo.

El nacimiento de una moneda universal

Aunque en en América no se empezaría a acuñar hasta 1538 y en la Península hasta 1543, el orígen primigenio de los ocho reales está en 1497, tras una reforma monetaria llevada a cabo por los monarcas católicos, la reina Isabel I de Castilla (1451-1504) y el rey Fernando II de Aragón (1452-1516), cuyo matrimonio en 1469 sentó las bases para la unificación de España.

Aunque no mencionaba los múltiplos, es en esa reforma, la llamada Pragmática de Medina del Campo, cuando se establece una nuevo peso en plata para el real, que a la postre acabaría defininiendo el peso del Real de a 8.

España - 8 Reales 1497 - Reyes Católicos
Moneda de ocho reales (39 mm, 27.56 gramos) a nombre de Isabel I y Fernando II, a pesar de ser emitida en tiempos de Carlos I Casa de Moneda de Sevilla, acuñada después de 1543 (Foto: CNG – Subasta XX, Lote XX).

El rey Carlos I (en el poder entre 1516 y 1556), mediante un decreto real del 11 de mayo de 1535, estableció la Casa de Moneda de México, que se convirtió en la primera casa de moneda en la colonia de Nueva España. Es allí donde se acuña por primera vez lo que hoy conocemos como el Real de a 8.

La moneda pesaba 27,468 gramos de plata con una pureza del 0,93055%, así que contenía 25,560 gramos de plata pura. El metal para la acuñación provenía de las minas mexicanas de Zacatecas y Guanajuato.

España - Denominaciones de las Monedas Macuquinas de México
Conjunto de ocho monedas acuñadas en la Casa de Moneda de México durante el reinado del rey Felipe V (rey de España de 1700 a 1746 y fundador de la línea española de la dinastía de los Borbones). Estas monedas tienen denominaciones de 8, 4, 2 y 1 reales, con un peso total de 48,62 gramos. Fueron recuperadas de los tesoros de la Flota de Plata Española, que se hundió durante un huracán en 1715 en la costa este de Florida. Las originales monedas de plata de la Casa de Moneda de México se vendieron en subasta en Sedwick el 29 de abril de 2015 por 770 dólares estadounidenses (Foto: SedwickSubasta 17, Lote 542).

En el vecino Virreinato del Perú se descubrieron ricas minas de plata, prácticamente una inmensa montaña de plata, el yacimiento de plata más grande que jamás haya existido. La riqueza de estas minas, ubicadas en Potosí (territorio de la actual Bolivia), llevó a la creación de la Real Casa de la Moneda de Potosí en 1572.

España - 8 Reales Galano 1630T - Bolivia
Real de a ocho (Galano), Casa de Moneda de Potosí, Bolivia, 1630 (Foto: SedwickSubasta 29, Lote 423).

Durante los siguientes sesenta años, la población de la nueva ciudad de Potosí aumentó a 160.000 personas, convirtiéndose en una ciudad comparable a Londres o París. En ese momento, Potosí era una de las ciudades más ricas del mundo, con la mayor cantidad de millonarios de esa época. Las ricas minas de plata del Cerro Rico de Potosí producían el 60% de toda la plata extraída en el mundo durante la segunda mitad del siglo XVI. Sus vetas de plata eran increíblemente ricas.

Vista Panorámica de Potosí
Vista panorámica de Potosí (Foto: Commons/EEJCC).

Además de estas ricas reservas naturales de plata, surgieron una serie de nuevas tecnologías de producción. La más famosa de ellas fue el método de patios para la amalgamación de la plata, un proceso que refinó técnicamente el uso del mercurio para extraer el metal noble del mineral argénteo. Este método fue inventado y perfeccionado por el ingeniero metalúrgico Bartolomé de Medina en México en 1554 y se convirtió en el más utilizado en todo el mundo.

En conjunto, todas estas condiciones permitieron a las minas latinoamericanas reducir los costos de producción de la plata. Esto coincidió con un evento fortuito: el extraordinario aumento en el valor de la plata en Asia debido a la alta demanda de este metal en China.

La combinación de bajos costos de producción en América Latina y el crecimiento de la demanda de plata por parte de China, junto con el aumento simultáneo de los precios en Asia, condujo a uno de los mayores auges de la minería de metales en la historia de la humanidad.

Labores del método de patios en la Hacienda Nueva de Fresnillo
Labores del método de patios en la Hacienda Nueva de Fresnillo de González Echeverría, Zacatecas (Pietro Gualdi, 1846, Foto: Commons/Sotheby’s).

La primera moneda mundial

Durante más de tres siglos, el Real de a 8 no solo fue una moneda internacional, sino también el principal producto de exportación de las colonias españolas en América hacia las colonias inglesas en el Nuevo Mundo (territorio de los actuales Estados Unidos), las Islas Antillas, Filipinas, China, Japón, Indochina, Corea, India y Malasia. Estas monedas también eran utilizadas por otros países, como Gran Bretaña y Francia, para llevar a cabo sus transacciones comerciales con las naciones del Este.

La difusión de los 8 Reales era tal que prácticamente todos los comerciantes europeos que realizaban transacciones comerciales en el Este debían tener obligatoriamente monedas de plata españolas para sus cálculos comerciales. Por lo tanto, en las carabelas españolas y portuguesas, y posteriormente en los barcos de las compañías holandesas, británicas, francesas y danesas, siempre se encontraba una reserva de Reales de a 8 como moneda universal de intercambio y comercio, y esto continuó hasta el siglo XIX.

La moneda de plata española circulaba libremente en las trece colonias británicas de América del Norte mucho antes de que declararan su independencia. Debido a la dificultad de transportar monedas de plata acuñadas en Gran Bretaña hacia las colonias, solo llegaba una pequeña cantidad de monedas inglesas, haciendo que fuese mucho más fácil y conveniente utilizar las monedas de plata de Ocho Reales acuñadas en México que las monedas inglesas.

La necesidad de moneda fraccionaria a menudo llevaba a que estas monedas fueran físicamente cortadas en varias partes para obtener un valor más pequeño. Fuera del territorio de la monarquía española y sus colonias, era muy difícil obtener monedas de plata españolas de un valor menor que 8 reales, por lo que la división física de las monedas era el único medio para obtener moneda fraccionaria para su posterior uso.

Curaçao - 3 Reales 1819
La isla de Curazao, como colonia de los Países Bajos, acuñó monedas de 3 reales aproximadamente entre 1819 y 1825. Estas monedas eran una quinta parte de una moneda con un valor nominal de 8 reales y llevaban un resello redondo que indicaba su valor. El peso es de 4,28 gramos (Foto: Numismatica GenevensisSubasta 7, Lote 967).
Santa Lucía - 6 Libras 15 Soles 1813
Santa Lucía es una isla en el Mar Caribe. Allí se acuñaron monedas con un valor de 6 libras y 15 soles, que representaban la octava parte de una moneda con un valor nominal de 8 reales. Estas monedas llevaban un sobresello con la inscripción «S∙Lucie», según lo establecido por la ordenanza del 20 de enero de 1813. El peso de estas monedas era de 16,03 gramos (Foto: AldeSubasta Junio 2016, Lote 403).

Principal moneda de comercio en Asia

Estas monedas fueron fundamentales en el comercio en Asia ya que gozaban de prestigio internacional, lo que las convirtió en el único medio de pago en el comercio internacional con Oriente, y en un medio de intercambio para obtener té, seda, marfil y especias. China era el principal mercado para la plata producida por el Imperio Español en sus colonias americanas.

Uno de los principales mercados para la plata americana en forma de Real de a 8 fue China y los países asiáticos, que aceptaron esta moneda debido a su valor intrínseco. Los españoles exportaron miles de toneladas de plata a China entre mediados del siglo XVI y mediados del siglo XVII, que se sumaron a grandes cantidades del mismo metal importado de Japón.

Esta plata fue tan importante en el comercio de la dinastía Ming en el Imperio Chino que el español Juan José Morales y el americano Peter Gordon lo llamaron el primer fenómeno de globalización en su libro La Ruta de la Plata: China, América española y el nacimiento de la globalización 1565-1815.

España - 8 Reales 1763 - México - Resellos Chop Chinos
Estos 8 reales españoles de Carlos IV del año 1763 tienen múltiples sobresellos chinos, lo que muestra que fueron ampliamente utilizados en operaciones comerciales en China (Foto: Stack’s BowersSubasta Agosto 2009, Lote 5424).

Gracias a los galeones españoles que llegaban al puerto de Manila, las monedas de plata de las colonias americanas de España se comercializaban en grandes cantidades en el mercado más grande de comercio de Asia. En los galeones comerciales españoles, que navegaron desde el puerto de Acapulco (México) hasta Manila (Filipinas) de 1565 a 1813, llegaban monedas de plata procedentes de las minas americanas, que se intercambiaban por porcelana china y seda, así como té, especias y otros objetos de lujo cuya calidad en esos tiempos no podía compararse con la europea. Ciudades como Manila y México se convirtieron en verdaderas metrópolis comerciales de esa época.

Un dato interesante es que China no acuñaba sus propias monedas de plata. Principalmente, en el comercio se utilizaban lingotes, medidos en taels, que variaban según la región o el tipo de comercio, lo que los hacía incómodos como medio de intercambio.

La cantidad de plata que llegó a la dinastía Ming desde América fue estimada por Joseph Needham en 300 millones de taels (aproximadamente 12 000 toneladas).

Como resultado, las monedas de plata españolas gradualmente compitieron con los taels y terminaron por desplazarlo, ya que la acuñación estandarizada facilitaba las operaciones comerciales. Muchos ejemplares de monedas españolas de hoy en día muestran múltiples resellos o marcas de prueba chinas.

Las minas de plata españolas en América fueron las fuentes más rentables y productivas de este metal en el mundo. Entre los años 1500 y 1800, las minas en México y Perú produjeron alrededor de 150 000 toneladas de plata, lo que posiblemente superaba el 80% de la producción mundial en ese período de tiempo.

La cantidad de plata que llegó a la dinastía Ming fue estimada por Joseph Needham en 300 millones de taels (aproximadamente 12 000 toneladas).

España - 8 Reales 1801 - Resello 2 Rupias Compañía Británica de Indias Orientales
Compañía de las Indias Orientales/India Británica, resello en una moneda de Carlos IV de 8 reales españoles, Casa de la Moneda de la Ciudad de México (México), peso 26,78 gramos. En 1807, la Compañía de las Indias Orientales emitió una proclamación para la acuñación de monedas en denominaciones de dos rupias. Esta acuñación se produciría a partir de monedas españolas de 8 reales importadas (Foto: The New York SaleSubasta 20, Lote 581).

Como señalan los investigadores Dennis O. Flynn y Arturo Giráldez en su publicación Nacidos con una cuchara de plata: el origen del comercio mundial en 1571: «La producción y distribución de plata en la historia moderna de los países occidentales ha sido estudiada en detalle, aunque el mayor cliente mundial en ese momento, que era China, fue sistemáticamente excluido de este relato».

Esto es extraño, ya que el dominio de China como importador de plata fue fundamental, al menos en el período de inicio del comercio mundial. En ese momento, China era como un aspirador que atraía la plata a escala global durante siglos.

El valor de la plata en el Imperio Ming era el doble que en cualquier otro lugar del mundo. Este hecho se refleja en las evaluaciones bimetálicas hechas por Chuan Hang-Shen en su artículo La llegada de la plata americana a China desde el final de la dinastía Ming hasta mediados de la era de la dinastía Qing: «Hasta el siglo XVII, el oro se intercambiaba por plata en Cantón a una tasa de 1:5.5 a 1:7, mientras que en España el tipo de cambio oscilaba entre 1:12.5 y 1:14, lo que indicaba que el valor de la plata en China era el doble que en España. Estos tipos de cambio divergentes crearon enormes perspectivas para el comercio lucrativo».

Estos altos precios de la plata en China crearon grandes oportunidades para un comercio muy rentable, ya que los productos exóticos de China se compraban a precios muy bajos en comparación con los precios de venta en Europa, teniendo en cuenta el alto valor de las monedas de plata españolas para los chinos.

Sin embargo, con el tiempo, llegó la inflación, conocida como la Revolución de los Precios Españoles: los precios aumentaron en promedio alrededor de seis veces en 150 años. Este nivel de inflación equivale a un 1.2% anual en conjunto, que es relativamente bajo en términos de estándares modernos, pero bastante alto considerando las políticas monetarias y crediticias que estaban en vigor en el siglo XVI.

Estas grandes inyecciones de plata en la economía redujeron el poder adquisitivo del metal. La plata, como cualquier bien, pierde su alto valor cuando la oferta supera la demanda habitual. Esto, a su vez, afectó los precios de casi todos los bienes, ya que estaban vinculados al valor de la plata. Había más plata, pero su poder adquisitivo cayó. Esta tendencia inflacionaria afectó al coste de todas las materias primas, ya que todo en el mundo se valoraba en plata, y la plata perdió su valor. A largo plazo, esto llevó al declive y estancamiento de la economía de muchas naciones.

Predecesor del dólar

Antes de la Revolución Americana, debido a la política mercantilista británica, las colonias británicas sufrían una escasez crónica de monedas británicas. El comercio a menudo se realizaba con «dólares españoles» obtenidos de operaciones comerciales con las colonias españolas en América. La acuñación española era una forma legal de pago en los Estados Unidos hasta que la Ley de Acuñación de Moneda Propia de 1857 puso fin a esta práctica.

Cuando las colonias de América del Norte declararon su independencia de Gran Bretaña, los nuevos Estados Unidos renunciaron oficialmente a las monedas británicas y consideraron necesario establecer su propia unidad monetaria. La moneda de 8 reales era conocida al principio como el «tálero español» debido a su similitud con la moneda austriaca «tálero». Pero a pesar de su notoriedad en Europa, el tálero austriaco de María Teresa no tenía la misma circulación global que los 8 reales españoles. Sin embargo, su nombre en alemán «Thaler» se convirtió en «Daler» en inglés, lo que llevó a que en los Estados Unidos la moneda de ocho reales se conociera como «Spanish dollar», que luego se abrevió simplemente como «dollar» (dólar).

Precisamente esta moneda sirvió de modelo para el nacimiento del dólar de plata estadounidense, y así, la unidad de plata del sistema monetario de los Estados Unidos, creada por la ley del 2 de abril de 1792, se basó en el «Spanish dollar».

La Ley de Acuñación de Moneda de 1792 creó la Casa de la Moneda de los Estados Unidos y originalmente estableció la relación del dólar estadounidense con el «Spanish dollar», una moneda de ocho reales, debido a su reputación internacional. La Ley de Acuñación de 1792 especificó que el dólar estadounidense contendría 24,057 gramos de plata fina o 26,96 gramos de peso estándar, haciendo así que un dólar fuera equivalente en plata a una moneda de 8 reales.

Esta especificación se basó en el peso promedio de una muestra aleatoria de dólares españoles desgastados, que el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Alexander Hamilton (cuyo retrato aparece en el billete de 10 dólares), ordenó pesar en el Departamento del Tesoro.

Estados Unidos - 50 Dólares 1779 - Billete Colonial de Filadelfia
Billete colonial estadounidense impreso en Filadelfia: 50 dólares, 1779. «El poseedor tendrá derecho a recibir 50 pesos españoles en hatos, o su equivalente en oro o plata, por resolución del Congreso de 14 de enero de 1779» (Foto: FrühwaldSubasta 145, Lote 181).

Como curiosidad, cabe mencionar que el precio de las acciones en el mercado de valores de Estados Unidos estaba expresado en octavos de dólar (que vendría a equivaler a un real) hasta el 24 de junio de 1997, cuando la Bolsa de Valores de Nueva York convirtió esa denominación en dieciseisavos de dólar y poco después se pasó al sistema decimal de numeración.

Resellos y adaptaciones varias

En cualquier caso, es cierto que millones de monedas de plata de 8 reales fueron acuñadas durante varios siglos y ampliamente utilizadas no solo en el período colonial en América, sino también en África y Asia hasta el siglo XIX. Esos países y territorios a menudo estampaban sus propios símbolos en la moneda (unas marcas conocidas como resellos) como indicación a la población local de que, efectivamente, eran un medio legítimo de pago.

España - 8 Reales 1785 - México - Resello Compañía Británica de Indias Orientales
Resello de la Compañía de las Indias Orientales en 1788 en los ocho reales españoles de Carlos III de 1785. La moneda fue acuñada en México y tiene un peso de 26,44 gramos (Foto: Aureo & Calicó Subasta 263, Lote 483).

Por ejemplo, en la colonia británica de Nueva Gales del Sur (Australia), el Real de a 8 se convirtió en dos monedas de diferente valor. Al perforar el centro del círculo de la moneda, se creaba una moneda más ligera, identificada con el sello de la colonia alrededor del agujero. El anillo exterior, conocido hoy como «Dólar Perforado» o «Holey Dollar», se convertía en una moneda de cinco chelines.

Australia - Holey Dollar
El Holey Dollar (Foto: Noble Numismatics Subasta 118, Lote 1016).

Y como bonificación, las autoridades coloniales obtenían el círculo de la moneda que quedaba después de hacer el agujero (llamado «dump«), que se convertía en una moneda de quince peniques, lo que resultaba en el doble de cantidad de monedas.

En Reino Unido se pusieron en circulación reales de a 8 con resellos propios debido a una crisis económica que causó una escasez de monedas de plata local a finales del siglo XVIII, cuando la llegada de plata a la Casa de la Moneda del Reino Unido se redujo debido a las guerras en Francia y la rebelión en la flota militar británica en 1797.

En marzo de 1797, el Banco de Inglaterra tomó una medida de emergencia y puso en circulación sus reservas de dólares españoles, marcados con un resello ovalado del rey inglés Jorge III y con un valor nominal de 4 chelines y 9 peniques por moneda.

Debido a que el sello con la imagen del rey inglés Jorge III se colocaba sobre el retrato del rey español Carlos IV, surgió el dicho: «El Banco de Inglaterra, para poner en circulación sus dólares españoles, puso la cabeza de un tonto en el cuello de un burro«.

España - 8 Reales 1793 - México - Resello Jorge III de Reino Unido
Resello ovalado del rey inglés Jorge III (1760-1820) en los 8 Reales del rey español Carlos IV (1788-1808), año 1793, peso 26,66 gramos. Acuñada en la Casa de Moneda de México. Una pequeño resello ovalado con la imagen de Jorge III justo en el centro del anverso, sobre el busto del rey español. En ese momento surgió el dicho: «El Banco de Inglaterra, para poner en circulación sus dólares españoles, puso la cabeza de un tonto en el cuello de un burro» (Foto: Sovereign RaritiesSubasta 2, Lote 211).

Esta solución temporal y apresurada del Banco de Inglaterra, que tenía enormes reservas de «dólares españoles» del Nuevo Mundo, no resolvió realmente el problema, ya que había escasez de monedas menores para el cambio y una falsificación bastante frecuente de los sellos ovales en las monedas. Como resultado, desde enero hasta mayo de 1804, el sello ovalado fue reemplazado por uno más complejo, octogonal.

Finalmente, los sellos octogonales también fueron falsificados con frecuencia, por lo que la solución definitiva fue que la Casa de la Moneda del Reino Unido reacuñara completamente los «dólares españoles» en monedas con el diseño del Banco de Inglaterra.

(Nota de ColeMone: Además de todo esto, Dinamarca incluso llegó a plagiar el real de a 8 columnario, en el llamado Dólar de Groenlandia).

La Caída del Real de a 8

La pérdida de los territorios americanos en la primera tercera parte del siglo XIX detuvo el flujo de metales preciosos hacia España y llevó al uso gradual de monedas francesas en la circulación local. Sin embargo, incluso después de la caída de la monarquía católica española, el real de plata mantuvo su competitividad y continuó siendo una moneda de reserva valorada en China, India y el Medio Oriente.

Los ocho reales seguían siendo la moneda más universal a mediados del siglo XIX e incluso en Asia a finales del siglo XIX, donde los reales de plata españoles mantenían su indiscutible superioridad sobre otras monedas de plata, como el dólar estadounidense, el yen japonés, el tálero austriaco, el piastre francés, la rupia india y el chelín de plata británico.

En España, el real fue retirado completamente de la circulación solo con la introducción de la peseta española en 1868, a la paridad con el franco francés y la adhesión a la Unión Monetaria Latina, creada con el objetivo de unificar los sistemas monetarios europeos.

El dólar estadounidense posteriormente reemplazó a la libra británica como moneda de reserva mundial después de la Segunda Guerra Mundial debido a las decisiones tomadas en la Conferencia de Bretton Woods en julio de 1944. En la actualidad, es la moneda de reserva más importante del mundo, representando más del 50% de las reservas internacionales totales. Por esta razón, Estados Unidos puede permitirse tener un déficit comercial más grande con consecuencias económicas limitadas para su economía, siempre y cuando los principales tenedores extranjeros de dólares sigan acumulándolos.

El 1 de enero de 2002, las monedas de los países de la Unión Europea, incluida España, desaparecieron oficialmente para dar la bienvenida al euro. En la actualidad, el euro es la segunda moneda más utilizada en las reservas internacionales, con una participación aproximada del 27%, siendo la segunda moneda de reserva más importante después del dólar estadounidense.

Pero entre todas las monedas mundiales, antiguas y nuevas, la historia del Real de a 8 sigue siendo la que ha perdurado más tiempo y la que ha abarcado más territorios.


ColeMone: Como siempre, finalizo el artículo agradeciendo a Sergio el tiempo que le lleva escribir para nosotros, y que nos deje publicarlo aquí. ¡Muchas gracias!

Por cierto, si quieres leer algún artículo más de Sergio, tienes otros cinco aquí, en ColeMone:

PD1: ColeMone tiene un foro en el que puedes charlar con otros coleccionistas y preguntar dudas. ¡El registro es gratis!

PD2: ColeMone está en redes sociales. Síguenos en:

  • INSTAGRAM, en donde subo fotos de monedas chulas
  • MIS CANALES EN WHATSAPP Y EN TELEGRAM, donde aviso de noticias numismáticas
  • FACEBOOK, en donde charlo con otros coleccionistas
  • TWITTER, en donde escribo ideas rápidas sobre monedas

ÚNETE A NUESTRA LISTA DE CORREO

Te avisamos de los artículos más recientes de ColeMone, y de nuestras nuevas descargas gratis. Te prometemos que no somos pesados: tú eliges cada cuánto quieres recibir correos. Y puedes darte de baja cuando quieras.

9 COMENTARIOS

  1. En la película «Piratas del Caribe: En el fin del mundo», los líderes de los piratas deben reunirse para presentar las «Nueve partes de los ocho», ya que estas partes se utilizaron para sellar a la diosa Calypso en su forma humana en el Primer Consejo de los Hermanos Piratas. Como los Señores Piratas eran demasiado pobres durante el sellado de Calypso en su forma humana para ofrecer auténticos dólares españoles, decidieron utilizar en su lugar talismanes personales, excepto por la «novena parte del ocho» que Jack Sparrow poseía, que era una moneda de plata de 8 reales real que llevaba en su pañuelo en todas las películas anteriores.

  2. Epílogo
    Desde una perspectiva histórica, el dólar estadounidense y el yuan chino son como hermanos, si no hermanos, entonces hermanas. Ambos son descendientes de la moneda de plata española de ocho reales. Así que si, como algunos comentaristas sugieren, el yuan chino eventualmente reemplazara al dólar estadounidense como moneda de reserva mundial, en cierto sentido, no cambiará mucho.

  3. Los 8 reales son nietos de los taler (o dolar) del Sacro Imperio Romano Germánico que comenzó a batirse en 1484 a raíz de las grandes cantidades de plata halladas en las minas de Sankt Joachimsthal, y que también dieron lugar a los duros borgoñones e itálicos. En todo caso, se puede establecer una relación causa efecto entre la necesidad de acuñar moneda grande cuando hay superabundancia de metal y la llegada de Carlos I de Austria a Castilla.

    El real de a 8 no nace en 1497, sino en en México hacia 1538 después de las conquistas de los imperios azteca (1521) e Inca (1533). Su estampa no reproduce la de los reyes católicos sino la de las columnas de Hércules. Y bajo el reinado del Emperador del Sacro Imperio Germánico Carlos V.

    Tras el descubrimiento de las minas de Potosí, en 1545 y hasta 1566 en Burgos, Segovia, Sevilla, Toledo y Granada, se empiezan a acuñar en cecas castellanas, estos últimos a imagen y semejanza de los reales de los Reyes Católicos, multiplicados por 8, claro.

    https://blognumismatico.com/2018/07/17/el-primer-real-de-a-8-acunado-en-america/

  4. Excelente artículo sobre la que posiblemente sea la moneda mas importante en la historia de la Numismática. Mas de tres siglos acuñando monedas de 8 reales hizo de España un referente en la economía mundial donde todos los países se miraban y a menudo copiaban.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre

Más Artículos