VaultBox: Lo peor que le ha pasado al coleccionismo de monedas en los últimos 200 años

Compártelo

Si has seguido un poco las noticias numismáticas de Estados Unidos el mes pasado, igual te has encontrado con vídeos de YouTube y artículos en blogs comentando el lanzamiento al mercado de VaultBox.

Ahora que hay gente que ha comprado alguna y que ya sabemos cómo funciona el tema, puedo decir sin temor a equivocarme que es lo peor que le ha pasado al coleccionismo de monedas desde que hace unos 200 años se empezaron a barnizar las monedas con laca para «conservarlas».

Foto: VaultBox

Y se me ha ocurrido que, antes de que a algún tonto se le ocurra traer el sistema a España, es mejor poner en negro sobre blanco qué es lo que hace que VaultBox sea tan terrible.

¿Cómo funciona VaultBox?

El funcionamiento de VaultBox es sencillo:

1- Pagas 595 dólares más impuestos.

2- Te mandan una caja con tres monedas a ciegas, pero certificadas por NGC. Tú no sabes qué estás comprando.

3- Abres la caja en casa y ves qué monedas tienes.

4- Vas a la web de VaultBox e introduces el código de NGC. Te harán una oferta inmediata para recomprar la moneda. Puedes venderla o quedártela.

VaultBox Abierta
Una VaultBox abierta (Foto: VaultBox).

La primera tanda de 800 cajas, con 2.400 monedas en total y bautizada como Series 1, se puso a la venta el pasado 25 de enero. Se agotaron casi inmediatamente.

La Series 2 ya está planeada, pero no tiene fecha todavía.

¿Qué había en las cajas?

En la Series 1, las 2.400 piezas eran en su totalidad monedas bullion American Eagle de diferentes años. En su gran mayoría son Silver Eagles de 1 onza de plata, con algunas de oro, platino e incluso paladio.

Estados Unidos - 1 Dólar 2022 - American Silver Eagle
American Silver Eagle de 1 onza de plata de 2022 (Foto: US Mint)

Tienes aquí la lista completa elaborada por la publicación estadounidense CoinWeek, que examinó el concepto y echó cuentas a ver si salía rentable.

Las monedas estaban divididas en tres categorías diferentes: common, uncommon y rare (común, poco común y rara, respectivamente).

Las comunes y las poco comunes, que en realidad son los Silver Eagles de plata, van en un protector negro. El de las raras es rojo.

Estados Unidos - 1 Dólar 2020 W - American Silver Eagle - Encapsulada - VaultBox
Silver Eagle de 2020 ceca W en protector negro (Foto: Vaultbox).

Cada caja te garantizaba dos monedas comunes o poco comunes y una rara. Es decir, comprando una caja tenías aseguradas dos monedas de plata, y luego viene otra que puede ser de plata, en casos excepcionales, de oro, y en casos super-hiper-mega excepcionales, de platino o de paladio.

La gran atracción de esta tanda de cajas era la posibilidad de ganar la pieza rara entre las raras: un Gold Eagle de 2020 con ceca W en proof con máxima puntuación en la graduación. Según NGC, su valoración está en 23.500 dólares.

Gold Eagle de 2020 ceca W (Foto: Vaultbox).

¿Quién carallo se inventó esto?

La idea sale de una casa numismática americana llamada Minshull Trading, dueña de una empresa subsidiaria llamada VaultBox.

Aunque no son parte de NGC, VaultBox colabora muy estrechamente con ellos: ya véis que tienen protectores y etiquetas especiales.

De hecho, VaultBox compra las monedas, se las manda a NGC, y son ellos quienes las certifican, las meten en el ataúd, hacen las cajas con tres monedas, y se las envían a Vaultbox de vuelta.

El sistema de graduación es el NGCx (del que hablé en su día en mi miniblog en Telegram), que abandona la tradicional escala Sheldon y se va a una base 10, estandarizándose así con otro tipo de graduaciones como las de cromos de béisbol, videojuegos o cómics.

Según Minshull y VaultBox, lo que pretenden con esto es recrear en el coleccionismo de monedas la experiencia de abrir un sobre de cromos.

Pero, ¿sabes a qué me recuerda a mí? A las loot boxes de los videojuegos.

Por qué es tan mala la VaultBox: una lotería con pasos extra

Uno de los conceptos más polémicos en el mundo de los videojuegos es el de la loot box. Son cajas que puedes comprar con dinero real y que al abrirlas te conceden al azar premios que suelen consistir en mejoras estéticas o de habilidades en el juego. En las versiones más extremas, puedes canjear los premios a cambio de dinero real.

Las loot boxes están estudiadísimas, y hay múltiples estudios científicos que han encontrado que son adictivas y fomentan la ludopatía, y que apenas tiene diferencias con los juegos de azar tradicionales en lo que a mecanismos psicológicos se refieren.

Además, usan sistemas de atracción predatorios similares a los de los casinos, con patrones oscuros, y luces y colores llamativos.

Apertura de LootBox en Overwatch
GIF: Apertura de una loot box en el videojuego Overwatch. Los premios son tres mejoras estéticas para los personajes y dinero virtual para usar dentro del juego. El color de la plataforma indica la rareza del premio.

Las loot boxes son tan perjudiciales, especialmente para menores, que en Bélgica, Países Bajos, Australia y Japón están consideradas como juegos de azar y reguladas, el Parlamento Europeo está pidiendo lo mismo, y aquí, en España, parece que van a ser restringidas a mayores de 18 años.

La VaultBox como loot box: mecánica de lotería

Seamos claros, la VaultBox, en el fondo, es una lotería.

Cuando compras una VaultBox, lo que estás haciendo es una apuesta de azar de 595 dólares, con la esperanza de que las monedas que traiga la caja valgan más que eso.

Realmente, en cuanto a mecánica de juego, las monedas son irrelevantes: podían haber puesto en las cajas habichuelas de colorines y nada hubiera cambiado.

Y el empaquetado de la VaultBox lo deja bien clarito. Fíjate como lo que te pone en grande no es lo históricamente interesantes que son las monedas, o lo bonitas que son.

No, lo que pone en grande son dos cosas: tienes que buscar los protectores rojos («Look for Red Core Series Hits»), que con ellos puedes ganar muchísima pasta («Valued at $23,000»).

Te repito la imagen para que puedas fijarte bien (Foto: VaultBox).

Al comprar una de estas, lo que uno quiere es multiplicar la apuesta inicial, lo que uno quiere es la pasta. Por eso la propia casa ofrece la recompra inmediata: es su método para canjear los premios. Es precisamente esa recompra inmediata lo que hace que la VaultBox deje de ser un vehículo para el coleccionismo para transformarse en una lotería.

Y también es lo que hace que comprar una VaultBox no sea como comprar cromos: por mucho mercado secundario que haya, tú no le puedes vender el cromo de Griezmann a Panini por 39 veces lo que te vale el sobre nada más abrirlo.

Cromo de Panini de Griezmann
Es que ni la hora, te va a dar Panini.

Añádele a todo esto la existencia de patrones de condicionamiento psicológico, como la clasificación en tres categorías de escasez o los colorines del protector, que también son típicos en ciertos juegos de casino, y ya tienes el pack completo para cumplir la lista de características de una loot box.

El sacacuartos

Por supuesto, luego está el tema de lo que realmente te toca en una: como cualquier otro juego de casino, con la VaultBox, la casa siempre gana.

Fíjate en este vídeo, cuyo título podría traducirse como «Apertura de VaultBox Series 1: Posibilidad de una moneda de 25.000 dólares». El señor protagonista abre 2 VaultBoxes por valor de 1.200 dólares.

¿Y qué ha ganado este señor en el casino? Pues 6 onzas de plata valoradas por la propia VaultBox en unos 400 dólares. Ha palmado dos tercios de lo que gastó por la emoción de abrir la cajita, que según él, es «divertido».

Ojo, esto es lo lógico y lo normal. Al final, como cualquier otro juego de azar, para que la casa gane, muchos otros tienen que perder.

A ver quién es el tonto que lo trae a España

A raíz de un post en el Facebook de ColeMone sobre un billete conmemorativo no circulante que emitió recientemente Polonia, uno de los comentaristas decía que «nos toman por gilipollas a los coleccionistas».

Polonia - 20 Zlotych 2023 - Copérnico
Billete conmemorativo no circulante que Polonia dedicó a Copérnico en febrero de 2023.

No es que nos tomen, es que los coleccionistas, como colectivo, sí somos gilipollas.

Siempre va a haber alguien que compre este tipo de productos. Por eso se siguen haciendo: tienen salida de mercado y quien los produce se lo lleva calentito.

Pero el gran problema de la VaultBox va mucho más allá de ello. Ya no es solo que amplifique uno de los grandes problemas de la numismática y el coleccionismo actual: la percepción de que es todo por la pasta.

No, no.

El gran problema de la VaultBox es que coge el coleccionismo de monedas tradicional y se lo carga completamente. Los valores inherentes de búsqueda del placer estético, del estudio histórico, de la inversión con cabeza, son destrozados y sustituidos por un casino de mala muerte con destellos y luces cutres.

Y en un país donde la lotería es una tradición navideña, donde hay una tragaperras en cada bar, y donde la prensa hace el agosto cada vez que sacan sus noticias del pastón que vale nosequé moneda de mierda, convertir la numismática en un juego de azar significa matarla.

En definitiva, que quizá ColeMone no tenga el alcance y el prestigio que tienen otros blogs de esta temática, pero si a alguien se le ocurre traer el concepto de la VaultBox a España, lo voy a poner a parir por todas las esquinas delante de todo aquel que quiera escucharme. O leerme.

PD1: ColeMone tiene un foro en el que puedes charlar con otros coleccionistas y preguntar dudas. ¡El registro es gratis!

PD2: ColeMone está en redes sociales. Síguenos en:

  • INSTAGRAM, en donde subo fotos de monedas chulas
  • MIS CANALES EN WHATSAPP Y EN TELEGRAM, donde aviso de noticias numismáticas
  • FACEBOOK, en donde charlo con otros coleccionistas
  • TWITTER, en donde escribo ideas rápidas sobre monedas

ÚNETE A NUESTRA LISTA DE CORREO

Te avisamos de los artículos más recientes de ColeMone, y de nuestras nuevas descargas gratis. Te prometemos que no somos pesados: tú eliges cada cuánto quieres recibir correos. Y puedes darte de baja cuando quieras.

25 COMENTARIOS

  1. Entiendo tu indignación. Yo creo que más allá de un juego de lotería es directamente un timo, como también lo era, aunque sea distinto, la estafa de Forum-Afinsa.
    Pero por otro lado también creo que no es numismática, como tampoco considero numismática todo producto monetiforme o pseudonumismatico que se comercializa desde las mismas cecas, que no son otra cosa que cromos de metal, con lo cual esta idea de la «moneda cromo» no es nada nueva.
    El caso es que cuando hay una posibilidad de negocio pues se acaba explotando.
    El numismático de verdad pienso que lo seguirá siendo a pesar de todo esto, no creo que vaya a cambiar nada, son cosas distintas.
    A mí lo que me preocupa, y lo he expresado recientemente en un comentario de un buen grupo face, es la certificadora y su relación con esta nueva empresa. Si por tener intereses comunes muy potentes la certificadora puede tener la tentación de dar los mejores grados a las monedas de sus amigos y al resto no tanto, puede suceder que el coleccionista de verdad se vea en la idea de recurrir a este timo con la idea de nutrir su colección con estos cromos que teóricamente «podrían estar mejor valorados», y así entramos ya en otra cosa que es la corrupción

    • El tema de las relaciones entre la casa certificadora y la nueva empresa es algo que hay que vigilar mucho, estoy completamente de acuerdo. Es un aspecto de esto (¡otro más!) que también me preocupa bastante.

      Y también estoy de acuerdo en que esto no es numismática. Pero es algo que tampoco podemos ignorar, y que si tiene éxito tendrá un impacto enorme en el mercado numismático, afectando a los precios. Al fin y al cabo, quien hace la cajita tiene que sacar las monedas de algún lado, especialmente si se meten en moneda histórica. Habrá una segunda parte de este artículo explicándo cuál es el peor escenario si esto tiene éxito.

  2. Megainteresante el articulo. No soy coleccionista pero me encantan este tipo de estudios sobre las trampas y manipulaciones a las que nos podemos vernos sometidos en distintos contextos, aprendo mucho de ellos y me dan herramientas para ver en mis propios contextos patrones parecidos

  3. Gracias, un articulo esclarecedor donde nos muestras como se convierte una entrañable afición como puede cualquier otra del coleccionismo a su conversión en una adicción mercantilizada..

    Un saludo,

    • No conocía es vídeo, gracias por enlazarlo! Eso que comentas ya pasó en la numismática americana en los años 80. El coleccionismo de videojuegos, siendo tan nuevo, ahora está descubriendo las malas partes que otros coleccionismos más asentados ya han pasado.

  4. Estimado Francisco
    El articulo muy bueno, impecable.
    Ahora, tontos dispuestos a tirar su dinero siempre hubo y habra. No creo que esto afecte demasiado a la numismatica, nadie que tenga dos dedos de frente y sea en verdad numismatico caera en esto.
    A mi entender es un producto orientado a compradores compulsivos/ludopatas que hoy compran monedas, mañana video juegos y pasado muñecas barbie, asi que a no preocuparse tanto que esto jamas llegara a afectar a los autenticos coleccionistas.
    Saludos

    Edit ColeMone: ¡Este ha sido el comentario número 1000 en la historia de ColeMone!

    • Hola, querido Gustavo,

      Pues yo pienso que afecta más de lo que crees. Lo exploraré en una segunda parte de este post, pero piensa que estas empresas tienen que sacar las monedas de alguna parte, y como salgan 3 o 4 y se centren en moneda histórica, la demanda aumentará de tal manera que la subida de precios de las monedas va a ser histórica. Y eso sí que nos afecta a todos.

      Por cierto, ¡tu comentario ha sido el comentario número 1000 en la historia de ColeMone!

  5. Hola, con este tipo de cosas me siento un extraterrestre y cateto. Sólo tengo 56 años y me siento como mi padre de 93 años con estos «inventos». Soy el típico coleccionista de moneda española, sobre todo billetes. En mi caso, simplemente no me interesa porque sólo me atrae la moneda del Imperio Español, en concreto los columnarios. Viendo la foto de la caja me recuerda a las cartas Pokemon que se pagan un dineral, me parece una buena operación de marketing, y habrá gente que les guste, sea ludópata o no, y las compré, ya que hay gente impulsiva que colecciona cualquier cosa.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre

Más Artículos