Qué son las estrellas anepígrafas en monedas españolas

-

-

En ColeMone, una vez al mes, dedicamos una entrada a explicar conceptos básicos en una suerte de glosario numismático. Y si hace un par de meses veíamos qué significan las estrellas en las monedas españolas; en el artículo de hoy vemos una anomalía en ellas: las monedas con estrellas anepígrafas.

Además de la definición, también veremos por qué aparecen las estrellas anepígrafas y cómo distinguirlas de aquellas que simplemente están desgastadas o falsificadas. Y, por supuesto, todo ello regado con ejemplos.

Definición de Estrella Anepígrafa

En las monedas españolas que tienen estrellas con dígitos para indicar el año de acuñación, las estrellas anepígrafas son aquellas que aparecen en blanco, sin ningún dígito, debido a un defecto o error en la acuñación. En otras palabras, son estrellas que no llevan el año de acuñación.

1 Peseta 1900 Estrellas Anepígrafas
1 Peseta de 1900 con la segunda estrella anepígrafa (Ibercoin. Subasta 19, Lote 847).

En la nomenclatura escrita de la numismática, normalmente se indica con una o dos líneas, dependiendo del número de dígitos que habría en una estrella bien acuñada.

Por ejemplo, una moneda de 5 pesetas de 1957, con un 19 en la primera estrella y un 69 en la segunda se suele indicar como 5 pesetas 1957 *19 69. Pero si la segunda estrella fuera anepígrafa, se indicaría como 5 pesetas 1957 *19 _ _ o 5 pesetas 1957 *19 – –.

¿Por qué aparecen estrellas anepígrafas?

Generalmente, una estrella se convierte en anepígrafa debido a una de tres razones: que el cuño esté desgastado, que esté sucio, o que se hayan olvidado de escribir el número.

Veámoslas en profundidad:

Razón 1: Cuños desgastados

Durante la acuñación, el cuño se va desgastando un poquito cada vez que golpea el cospel, el disco de metal sobre el que se imprime el diseño. Normalmente, cuando el desgaste es suficiente como para que los detalles del diseño de la moneda se empiecen a verse poco nítidos, los operarios cambian el cuño por uno nuevo.

Pero hay veces en las que una de las partes que se desgasta primero son las estrellas, y el número desaparece. Si se mantiene el cuño con desgaste en la estrella en la máquina, bien para ahorrar costes, bien porque nadie se ha dado cuenta, se acuñarán monedas con estrellas anepígrafas.

50 Céntimos 1937 Estrellas Anepígrafas
Las estrellas anepígrafas por desgaste de cuños son muy comunes en los 50 Céntimos de 1937, acuñados en Castellón durante la Guerra Civil. Debido a las circunstancias, hubo que estirar el uso de los cuños (Tauler & Fau. Subasta 81, Lote 3776).

Sabemos que una estrella es anepígrafa por cuño desgastado cuando hay otros detalles en la moneda que aparecen poco nítidos o borrosos.

Razón 2: Cuño sucio/empastado

Hay veces que un elemento se interpone entre el cuño y el cospel. Cuando eso sucede, lo llamamos cuño sucio, o más tecnicamente, empastado. Hay dos tipos de empastados.

El primero, y menos común, es que durante el proceso de acuñación se introduzca por accidente un elemento ajeno entre el cuño y la moneda. Quizá sea tan pequeño como una gota de grasa de la maquinaria, o tan grande como una etiqueta de plátano.

El segundo, y más común, es que el proceso de acuñación haya arrancado una parte del cospel de una moneda anterior, y ese fragmento se quede pegado al cuño.

20 Pesetas 1889 Estrellas Anepígrafas
20 Pesetas de 1889 con la segunda estrella anepígrafa. La punta superior de la segunda estrella tiene una forma irregular, probablemente, por un cuño empastado (Vico. Subasta 139, Lote 960).

Dada la velocidad y ritmo extremos con los que el cuño golpea el cospel, cuando un elemento ajeno entra ahí se desintegra, partes de él acaban quedando pegadas al cuño, y, a veces, tapan elementos del diseño.

Cuando la parte del cuño que queda tapada es la estrella entera o parte de ella, suele dar como resultado una estrella anepígrafa. Sabemos que esta es la razón cuando en una moneda, además de faltar el número, la forma de la estrella es irregular, o, directamente, no habrá estrella donde debería de haberla.

Razón 3: El grabador se olvidó

Hay otra razón por la que técnicamente es posible que una estrella sea anepígrafa, pero no tengo noticias de que alguna vez haya sucedido.

Sería un error humano: el grabador de los cuños, es decir, la persona que talla el dibujo de la moneda en el cuño, simplemente se olvidó de escribir el número en la estrella, y nadie en la fábrica de moneda se dio cuenta.

Teóricamente, podríamos saber si una estrella anepígrafa fue causada por esta razón porque el resto de la moneda estará acuñada perfectamente, con todos sus detalles visibles nítidamente, y no habrá ningún desgaste en la forma de la estrella.

¿Cómo distinguir una estrella anepígrafa de una estrella desgastada?

En monedas sin manipular que estén en un buen estado de conservación (EBC o Sin Circular) es fácil, si una estrella no tiene número es que es anepígrafa por narices.

Donde viene la verdadera dificultad es en distinguir una estrella anepígrafa de una estrella desgastada en monedas que estén en peores estados de conservación.

En esos casos, lo que hay que hacer es ver el desgaste general de la moneda. Si todo el diseño de la moneda está muy desgastado, lo normal es que el número haya desaparecido de la estrella por ese mismo motivo.

Desgaste Estrellas 5 Pesetas 1870
Viendo el cómo está el resto de la moneda, la primera estrella claramente no tiene número porque está desgastada. (Moneda: CGB.fr)

Pero si el diseño de la moneda tiene un ligero desgaste, o si el desgaste es irregular, lo mejor es comparar con la otra estrella. Si en la otra estrella todavía se ve el número, lo normal es que sea anepigrafa. Si no se ve el número, será desgaste.

Por supuesto, estos son consejos generales. Hay casos y casos, y dependiendo de la moneda en partículo, esto puede cambiar.

Falsificaciones con estrellas anepígrafas

Por último, tenemos que hablar de falsificaciones, tanto de época como modernas.

Existen falsificaciones de época con estrellas anepígrafas, más que nada por limitaciones técnicas o artísticas del propio falsificador. Generalmente, aparecen acompañadas de un arte bastante burdo, que no soporta una comparación directa con una foto de una moneda real.

10 Escudos 1868 Falsificación en Platino
Falsificación de época en platino de los 10 Escudos de 1868. Las estrellas son anepígrafas (Aureo y Calicó. Subasta 173, Lote 1668).

En cuanto a falsificaciones modernas, hay que decir que relativamente fácil convertir una moneda normal en una con estrellas anepígrafas: solo es cuestión de coger una lima y tener mucha maña.

Haberlas haylas, pero no es habitual que se falsifiquen monedas para convertirlas en anepígrafas, ya que el verdadero valor para el falsificador suele estar en el siguiente paso: escribir en la estrella un número que haga que la pieza valga mucho más. Esto pasa mucho, por ejemplo, en las pesetas de Franco, especialmente con las 100 pesetas de 1966 *19 69.

Aún así, para este tipo de monedas, es muy conveniente seguir uno de los consejos más importantes para identificar monedas falsas: compra solo a alguien en quien confíes, y que tenga cierto prestigio.

PD: ColeMone está en redes sociales. Síguenos en:

  • INSTAGRAM, en donde subo fotos de monedas chulas
  • TWITTER, en donde cada día hablo de una moneda y un billete
  • NUESTRO CANAL DE TELEGRAM, donde te aviso de las últimas noticias numismáticas
  • FACEBOOK, en donde voy compartiendo cosas interesantes que veo por Internet

ENTÉRATE DE TODO

SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA DE CORREO PARA SABER LO TODO LO QUE PASA EN COLEMONE

2 COMENTARIOS

  1. En tu línea: magistral
    Tal vez comentar que también hay monedas cuyo ERROR es NO TENER ESTRELLAS
    Cuídate mucho
    Un fuerte abrazo.- Juan Bautista

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí