Por qué no debes sacar la moneda de la coincard (y por qué yo sí las saco)

-

-

La colección de 2 euros conmemorativos está llena de monedas que no están en circulación y solo se pueden conseguir en coincard, lo que pasa también en otras muchas colecciones. Así que una de las primeras decisiones que hay que tomar cuando empiezas a coleccionar más allá de moneda circulada es ver cómo vamos a almacenar estos embalajes especiales. Y la decisión, al final, se reduce a una pregunta: ¿sacar la moneda de la coincard o no?

Este es un tema tan candente, que en el chat grupal de ColeMone en Telegram sale a la palestra al menos dos veces al mes, y en otros foros, lo mismo. De hecho, de ahí saqué la idea para este artículo.

Y ya te digo ahora, el conocimiento tradicional dice que es mejor no abrir la coincard. Y yo lo respaldo completamente. Pero, sin embargo, yo sí las abro.

Veamos por qué.

Por qué no sacar la moneda de la coincard

La razón principal para no sacar una moneda de su coincard es que, nada más abrirla, pierde la mayor parte de su valor.

En el caso de las monedas conmemorativas de 2 euros, la moneda recien extraída revierte al valor que tendría en un estado Sin Circular, es decir, como si fuera sacada de un rollo.

¿Y por qué?

Pues porque la gracia de una coincard, especialmente las de monedas que también han salido a circulación, está en dos puntos: el embalaje en sí mismo y el uso de este como prueba de mejor calidad de acuñación.

Cuando la sacas la moneda de la coincard se pierden esos dos valores añadidos.

Y el caso es más sangrante en casos en los que la coincard trae la moneda en calidad Flor de Cuño, ya que al quitar la moneda del cartón se elimina la manera obvia de distinguir a simple vista cuál es una moneda normal y cuál la Flor de Cuño.

Por otro lado, estamos entrando en una etapa del mercado numismático en la que la conservación de la propia coincard, además de la moneda, influye en el valor que esta pueda tener en el mercado secundario. Así que ya no es solo que al abrirla pierda su valor, es que simplemente el intento ya lo degrada.

Y a pesar de todo esto, yo sí las saco.

Por qué yo sí he decido abrir mis coincards

Seamos sinceros: todos intentamos que nuestra colección salga lo más barata posible, a la vez que mantenemos unos estándares de calidad mínimos. Yo, el primero. Por tanto, la mayoría de mis monedas están en estado Sin Circular. Y mi sistema de almacenamiento está diseñado para ellas.

Así que cuando compro una coincard es porque no me queda más remedio.

Coincard Moneda a Punto de Sacarse
Coincard en proceso de asesinato (Foto propia).

Y yo, personalmente, valoro más la consistencia estética y la buena presentación de mi colección en su conjunto que el valor añadido que le puede dar una coincard a una moneda.

Te comentaba antes que al sacar una moneda de su coincard, el valor revierte al de su versión Sin Circular o equivalente. Pues en la gran mayoría de los casos, esto supone una caída desde un valor de 10 ó 12 euros a un valor de 3 ó 4 euros.

Es una pérdida del 75%, que es bastante grande, pero hay que tener en cuenta una cosa a mayores: la reventa de una colección de 2 euros conmemorativos, y de la mayoría de moneda actual, es una reventa a pérdida.

En la mayoría de los casos, los comerciantes tienen monedas suficientes para todo aquel que quiera comprarla, por lo que no suelen adquirir colecciones particulares. Y los coleccionistas que saben lo que hacen, no tardan mucho en desarrollar una relación profesional con un comerciante en el que confíen, por lo que no suelen comprar a otros coleccionistas.

Coincard Abierta
El cadáver de la coincard y la moneda en su casa permanente (Foto propia).

Por tanto, para vender una colección personal, a quien la adquiera tiene que compensarle bastante. Y eso generalmente significa una reducción bastante significativa de su precio de venta en comparación al valor teórico de mercado.

Y tras esta parrafada, tengo que decir que en caso de que algún día se me pongan por delante algunas de las monedas conmemorativas de 2 euros de Mónaco como la Grace Kelly o La Fortaleza, me pensaría muy mucho sacarlas del estuche. A día de hoy, no sabría decirte si me atrevería a perder miles de euros de valor teórico por mantener la coherencia estética.

Y con esto en la mano, ¿sacar o no sacar?

Abrir una coincard tiene sus pros (coherencia de la colección) y sus contras (pérdida de valor). Y hay que tenerlos muy claros antes de decantarse a un lado u otro.

Dicho eso, el qué hacer exactamente es una decisión personal que tienes que tomar tú mismo. Valora qué es lo que esperas de tu colección: un futuro rendimiento económico o un placer estético. Y, en función de tu objetivo, arranca la moneda del cartón o no.

Eso es lo bueno y lo malo del coleccionismo de monedas: al final, todo lo que hagamos es una decisión nuestra y solo nuestra.

PD: ColeMone está en redes sociales. Síguenos en:

  • INSTAGRAM, en donde subo fotos de monedas chulas
  • TWITTER, en donde cada día hablo de una moneda y un billete
  • MI MINIBLOG EN TELEGRAM, donde te aviso de las últimas noticias numismáticas
  • FACEBOOK, en donde voy compartiendo cosas interesantes que veo por Internet

ENTÉRATE DE TODO

SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA DE CORREO PARA SABER LO TODO LO QUE PASA EN COLEMONE

6 COMENTARIOS

  1. Como siempre, una gozada leerte.
    Y un ruego: me gustaría analizases, con tu precisión y tu lógica si, para un coleccionista de monedas, desde el punto de vista de la inversión, es interesante y, a la larga, rentable, coleccionar coincard.
    Cordiales saludos.

    • Hola Juan Bautista!

      Gracias por el piropo y por la idea de artículo! Es interesante, a ver si escribo un día de estos sobre ellos.

      Un saludo.

  2. Muchísimas gracias por todaaaaasssss as maravillosas informaciones que compartes con nosotros Francisco. Gracias por todo lo que representa Colemone.
    Jajajjajajaja ……con perdón……..oyeeeee…..cuando he leído «el cadáver de la coincard» me he partido de risa. 🤣🤣🤣. Gracias

  3. Primero que nada bien artículo!!. En segundo lugar quería comentar que conozco casos de coleccionista que compran 2 coincard, y una es para extraer la moneda y encarto allá o encapsulados y mantener la coherencia en el almacenaje de la colección, y la otra coincard la guardan intacta para preservar su valor

    • Me alegro de que te haya gustado 🙂

      Yo también conozco alguno que hace lo mismo, y si tienes el dinero para pagarlo, es una buena solución intermedia. En ese caso, sacrificas el valor de una y conservas la coherencia estética, pero a cambio de encarecer la colección. Es otra opción más.

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí