Hay cuatro tipos universales de coleccionistas, y de por qué es la colección la que te elige a tí

-

-

Hace unos días recibí un correo electrónico de un lector preguntándome por qué hay gente se dedica a coleccionar cartuchos de 2 euros conmemorativos. Al contestarle, me di cuenta de que era una buena oportunidad de explorar qué tipos de coleccionista hay. Y da igual qué se coleccione, los tipos son universales y siempre los mismos.

Tras pedirle permiso para usar su correo para este artículo, el lector me ha pedido anonimidad, así que respetaré sus deseos. Este fue su mensaje:

Como principiante (nivel -1 sobre 10) me surge una duda que tal vez me podáis responder. ¿Tiene lógica/sentido coleccionar cartuchos de monedas conmemorativas? Lógicamente si tienes el dinero y quieres, por qué no. Lo pregunto porque veo a gente que los vende y no sé si es únicamente desde el punto de vista «especulativo» (vendiéndolo completo o bien cada una de las monedas por separado), o tiene alguna lógica que todavía no he encontrado.

Espero que no sea una pregunta absurda.

Correo del lector.

No, no es una pregunta absurda. Todo lo contrario, me da el pie perfecto para tocar un poco la psicología del coleccionismo, a través de ver qué es exactamente qué motivos nos llevan a coleccionar cosas. Que, por cierto, es un debate que sale en el chat grupal de ColeMone en Telegram constantemente.

Vamos a ello:

Hay cuatro tipos de coleccionistas

Dentro del campo de la Psicología, hay un subcampo conocido como Psicología del Coleccionismo. Es pequeñito y no mucha gente se mete a él, pero los pocos que han escrito sobre ello han producido un corpus de investigación bastante interesante, que trataré en próximos artículos.

La Psicología del Coleccionismo trata el coleccionismo como un fenónemo de acumulación que se manifiesta en una serie de objetos determinados. Es decir, separa el por qué de una colección (¿por qué colecciono?) del objeto coleccionado (¿por qué colecciono monedas/latas de cerveza/Funkos?), y se centra en lo primero. Asi, puede llegar a un nivel de abstracción superior sobre el que desarrollar una teoría psicológica universal del coleccionismo.

Funko Pop Padrino Vito Corleone
Funkos: Coleccionismo para la Generación Z

Y uno de los ejes de esa investigación es qué tipos de coleccionista hay.

Generalmente, se suele aceptar la hipótesis de un tal Saari, que en 1997 dijo que existen cuatro tipos de coleccionistas (los ejemplos son míos):

  1. Coleccionistas apasionados, que son obsesivos y emocionales y pagan cualquier precio por el objeto adecuado. Por ejemplo, el coleccionista de objetos militares que compra un casco, y paga un premium de cientos de euros porque, a diferencia de otros miles de cascos exactamente iguales, ese casco en concreto fue vestido por un soldado famoso en la Decimoséptima Batalla de Villachistorra de Abajo.
  2. Coleccionistas inquisitivos, que ven coleccionar como una inversión. Por ejemplo, un coleccionista de arte que compre según las posibilidades de revalorización del artista y de la obra.
  3. Coleccionistas aficionados, que coleccionan simplemente por el placer de coleccionar. Por ejemplo, el coleccionista de calendarios de bolsillo antiguos que colecciona porque le gustan los dibujos.
  4. Coleccionistas expresivos, que coleccionan como una reafirmación de quién son. Por ejemplo, el fan del Real Madrid que colecciona las camisetas del equipo y que está reafirmando su forofismo a través de su colección.

Estos cuatro tipos sugieren cuatro motivaciones para iniciar una colección: la sensación de alegría extrema que da la adquisición de una pieza, el beneficio económico, el placer, y la expresión o realización personal.

Y además, hay dos corolarios a esta lista: es válida para cualquier campo de coleccionismo, y en cualquier campo de coleccionismo habrá gente perteneciente a cada uno de los cuatro grupos.

El tipo predominante de coleccionista

Sin embargo, la pregunta de nuestro querido lector se centra específicamente en los cartuchos de 2 euros conmemorativos.

Comencemos por decir que nuestro querido lector parece tener cierto entendimiento instintivo sobre los tipos de coleccionistas. De hecho, destaca que nos diga que «Lógicamente si tienes el dinero y quieres, por qué no», y que nos diga que no sabe «si es únicamente desde el punto de vista «especulativo»». Es decir, que instintivamente está haciendo una separación entre entre coleccionistas inquisitivos y los demás.

Y, con esa separación en la mano, nos pregunta por qué la gente colecciona cartuchos o rollos de 2 euros conmemorativos.

Si tenemos en cuenta los corolarios a la hipótesis de Saari, entonces el por qué serán las cuatro motivaciones detrás de cada tipo de coleccionista: emoción extrema, placer, befencio económico y realización personal.

Peeeero… eso no es lo que realmente nos está preguntando el lector.

Dado el corolario de que en todo campo de coleccionismo habrá coleccionistas de los cuatro tipos, el 99% por ciento de las veces, cuando estamos preguntando por qué la gente colecciona X cosa, lo que realmente estamos preguntando sin saberlo es qué tipo de coleccionista predomina en el campo X.

Y eso es lo que nos está preguntando realmente nuestro querido amigo.

Mirando, mirando… acabé coleccionando

Aunque los cuatro tipos de coleccionista se encuentran en cualquier campo de colección, también es verdad que ciertos campos de colección llaman más que otros a un tipo concreto de coleccionista.

Por ejemplo, en numismática (y esto ya es cosecha mía), se puede ver fácilmente que en el coleccionismo de errores predomina el coleccionista aficcionado que disfruta tanto de la caza del error como de adquirir una moneda con huevo frito, por ejemplo. O que en el coleccionismo de monedas bullion de oro predomina el coleccionista inquisitivo que busca un rendimiento económico a su colección.

Mercadillo de Monedas Plaza Mayor de Madrid
Mercadillo de monedas típico de los domingos (Foto: Flickr/Juan Antonio Segal).

Esto, que parece que cae de cajón, es realmente consecuencia de la metodología de cada tipo de coleccionismo. Muchas veces los errores hay que buscarlos, así que el coleccionismo de errores llamará más a un coleccionista de perfil aficcionado que a uno de perfil expresivo. El precio de las monedas bullion de oro depende de los mercados económicos, así que su coleccionismo llamará a coleccionistas de perfil inquisitivo que buscan un rendimiento económico y no llamará a coleccionistas apasionados que pagarán cualquier precio por el objeto adecuado.

O, dicho de otra manera, no somos nosotros quienes elegimos qué coleccionar, es la colección la que nos elige a nosotros (toma cliché) en base a qué tipo de personalidad tengamos.

¿Y a qué tipo de coleccionista llama la colección de 2 euros conmemorativos en cartucho, entonces?

¿Quién colecciona 2 euros conmemorativos en cartucho?

La verdad es que la gente que de verdad colecciona cartuchos es una minoría minúscula de todos los coleccionistas de 2 euros conmemorativos.

Y, aunque no he hecho ningún estudio sobre esto, mi experiencia me dice que el que colecciona cartuchos de 2 euros es un coleccionista apasionado (pagan cualquier precio por el objeto adecuado) con una visión ultra-completista de su colección, es decir, alguien que no solo quiere tener todas las monedas conmemorativas de 2 euros, sino que quiere tener todas las presentaciones en las que se haya emitido esa moneda.

Coincard Moneda Conmemorativa de 2 Euros de Estonia 2019 - Centenario de la Universidad de Tartu como Universidad Nacional de Estonia
Las monedas también se emiten en presentaciones especiales, como esta coincard de los 2 euros de Estonia de 2019 dedicados a la Universidad de Tartu (Foto: ColeMone).

Por ejemplo, la mayor colección de euros que se haya conocido publicamente en España, la de Chiquitín, era de este tipo. Adolfo nos habló de ella en su momento.

No recuerdo si esa colección en concreto incluía cartuchos, pero, aún así, nos sirve como ejemplo para ver a qué tipo de coleccionista no llama: al coleccionista inquisitivo, es decir, al inversionista. Los que saben lo que están haciendo jamás invertirán en euros a largo plazo (salvo los 2 euros conmemorativos de Mónaco, y te cuento aquí el porqué).

Y es que, coleccionar monedas de dos euros conmemorativos tiene una particularidad especial que no tienen otras colecciones: la temporalidad en las ventas.

La gente que colecciona 2 euros conmemorativos, y da igual en qué formato, suele estar muy pendiente de las fechas de emisión de las monedas, y la gran mayoría de ejemplares de una moneda concreta se vende en el primer año después de la fecha de emisión. Después de ese año, quien suele comprarlas es gente que empieza una colección desde cero.

Es decir, invertir a largo plazo en monedas de 2 euros es inviable, ya que el horizonte implícito de inversión es un año.

Así que, transcurrido ese año, algunos prefieren vender el cartucho en conjunto y recuperar la inversión en ese momento, aunque el rendimiento sea menor. La alternativa es tenerlas en el almacén durante un tiempo indefinido y considerarlas como «fondo de armario». Dependiendo de las particularidades de su modelo de negocio escogerán una u otra opción.

Aún así, hay gente que ve beneficios dentro de ese horizonte de un año que te comentaba. Y eso nos lleva al último punto en el correo de nuestro amigo lector.

La compraventa de cartuchos de 2 euros

Nuestro amigo lector sugiere que su pregunta sobre si la colección de cartuchos de 2 euros conmemorativos es especulativa surge de que ve que mucha gente los vende. Aquí hay una pequeña confusión que hay que aclarar: no es lo mismo coleccionar que vender monedas.

La gente que vende los cartuchos en Facebook o en cualquier otra plataforma, ya sea deshaciéndolos o vendiendolos enteros, pertenece a uno de dos tipos:

a) el coleccionista que financia su colección vendiendo cartuchos a otros coleccionistas.

b) el vendedor de monedas que se gana la vida con ello (o, al menos, un sobresueldo) y que puede tener, o no, una colección personal.

Estos son los que ven beneficio dentro de ese horizonte de inversión de un año del que hablábamos antes. Sí parecen tener cierto carácter especulativo, pero te dejo a tí decidir si en este caso ese carácter es legítimo o no.

Finalmente, hay que recordar que, aunque el beneficio sea algo menor, también es mucho menos trabajo vender 25 monedas en un cartucho de una tacada, que tener que hacer 25 ventas diferentes de una moneda en concreto.

En definitiva, que hay 40.000 razones para coleccionar una cosa concreta, pero al final, la psicología es la psicología.

PD: ColeMone está en redes sociales. Síguenos en:

  • INSTAGRAM, en donde subo fotos de monedas chulas
  • TWITTER, en donde cada día hablo de una moneda y un billete
  • NUESTRO CANAL DE TELEGRAM, donde te aviso de las últimas noticias numismáticas
  • FACEBOOK, en donde voy compartiendo cosas interesantes que veo por Internet

ENTÉRATE DE TODO

SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA DE CORREO PARA SABER LO TODO LO QUE PASA EN COLEMONE

6 COMENTARIOS

  1. Buenas mi estimado tiene toda la razon. No se de donde es pero tengo una moneda de 10 pesos chilenos con una particularida muy rara ya que la misma en su canto es estriada y la que poseo tiene el canto liza incluso la pese en una balanza y pesa igual que las demas esto me creo mas duda y me podrian asesorar o ayudar se lo agradesco gracias

    • Mi conocimiento de la numismática chilena es todavía algo superficial, y sin ver la moneda no se puede decir mucho. Quizá lo mejor sea que lo lleves a una tienda numismática de tu ciudad.

  2. Hola Francisco
    Mas que interasante la tematica que has abordado, la clasificacion en estas cuatro categorias bien podria definir a grandes rasgos a los tipos de coleccionistas, si bien teniendo en cuenta que en la mayoria de los casos somos una mezcla de dos o tres, donde puede predominar alguna seguramente.
    Bueno, espero haya mas articulos de esta tematica como adelantas en alguna parte de este.
    Saludos

    • Hola Gustavo!

      Yo creo que empezamos siendo un solo tipo, pero vamos evolucionando hacia otros. Y lo que pasa es que esa evolución es constante y continua pero también progresiva, así que en cierto modo tienes razón en lo que dices.

      Habrá más artículos de esta temática, sin duda.

      Un saludo!

  3. Como siempre, una gozada leerte
    Y… a renglón seguido:
    1.- Coleccionar es instintivo en el ser humano
    2.- Cuando uno se interesa por el coleccionismo, pienso que es muy importante preguntarse por lo que busco y encontraré con la colección. Si colecciono cantos rodados… al final encontraré cantos rodados
    3.- Por unos motivos u otros, el valor económico de la colección suele aparecer antes o después.
    4.- Y ya que citas a los coleccionistas de ERRORES NUMISMATICOS, por experiencia, puedo afirmar que en este coleccionismo concurren los más apasionantes motivos: culturales, tecnológicos, humanos (libertad e intencionalidad ), económicos…
    Un fuerte abrazo y FELIZ VERANO… te lo mereces

    • Hola Juan Bautista,

      Siempre es un placer tenerte por aquí. En cuanto a los puntos que comentas… toda la razón. El punto 2, sin embargo, tiene ver más con el objeto de deseo que con el deseo de coleccionar en sí mismo. Es otro aspecto de la psicología del coleccionismo que sin duda existe como nos comentas, y que espero tratar en artículos venideros.

      Feliz verano para tí también!

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí