Mi día a día como numismático profesional [Diario 1]

Compártelo

Cuando anuncié aquí hace unos días que había entrado a formar parte de la plantilla de Numismática La Dobla, pregunté en general si los lectores queríais que escribiera un pequeño diario contando mi experiencia como trabajador en una empresa numismática.

La recepción fue abrumadoramente positiva, así que aquí está el primer artículo de ese mini-jornal. Se me ha ocurrido que, antes de hablar de otras cosas en profundidad, podría empezar por el principio y contar cómo es mi día a día como numismático profesional.

(Llevo justo un mes en el puesto y aún se me hace rarísimo decir que soy numismático profesional, que conste).

Mi día básicamente se divide en dos grandes partes.

Parte 1: 8:30 hasta que pasa el reparto

La primera parte empieza a las 8:30, mi hora de entrada al trabajo y el momento en el que la tienda queda abierta. Básicamente se trata de mirar y organizar los emails y contestar los urgentes, y de preparar y enviar los pedidos hechos el día anterior en la tienda online. Mi compañero hace los de numismática histórica y yo hago los del bullion.

Aquí vino una de las primeras sorpresas que me llevé al empezar a trabajar en la numismática: los pedidos son una contrarreloj. Tienen que estar montados antes de que la gente de las empresas de reparto venga a buscar los paquetes, que puede ser a las 10 de la mañana o puede ser a la 1 de la tarde.

Y estarás pensando… pues qué problema. Date prisa y ya. Razón no te faltaría, pero hay días que tenemos semejante volumen de pedidos que es difícil llegar a tiempo. Por ejemplo, hoy, el del reparto pasó a las 10:30, y fue tan pronto que me quedó uno en el tintero, que se enviará mañana.

El tema es que con la prisa llegan los errores. Así que hay que andar con mil ojos para asegurarte de que no la pifias, porque cuando va una onza de plata mal enviada, pues ya está muy mal, pero como la cagues enviando una onza de oro a donde no es… pues hay dos cosas que se quedan: 2000 y pico pavos en el limbo y, a ti, cara de tonto.

Hasta el momento no nos ha pasado nunca, pero créeme que rezo todos los días -además de poner esos mil ojos- para que no me pase.

Sudáfrica - Krugerrand 1969
Si tú te encuentras un Krugerrand de estos en tu paquete, no lo has pagado, y eres mala persona, igual te llevas una alegría. Para mí es una putada enorme (Foto: NumisorSubasta Octubre 2022, Lote 142).

En este parte del día también suele entrar un paquete de algún proveedor. La semana pasada, por ejemplo, nos llegaron las primeras Águilas. Eso hay que recepcionarlo, actualizar el control de stock en la web, y, si vienen monedas que están en pre-venta, hacer más paquetes para clientes, lo que añade aún más carga a la vorágine de envíos.

Y claro, como te puedes imaginar, ese también es el momento en el que curioseamos (y a veces nos tentamos) un poco sobre las monedas nuevas, que al final uno es humano.

Parte 2: Desde que se va el reparto hasta las 14:30

Una vez que termina la vorágine de los pedidos me siento ya por fin en el ordenador, y contesto a los emails no urgentes. Eso me suele llevar entre 10 y 15 minutos.

Lo que viene después depende del día de la semana que sea. Por ejemplo:

  • Los martes suelo echar un ojo a las novedades de bullion que están por salir y creo sus fichas de producto en la web de La Dobla Bullion (esta es mía, por ejemplo)
  • Los miércoles escribo la newsletter de La Dobla Bullion
  • Los viernes hago control de stock

Todo esto se ve interrumpido de vez en cuando por cosas tan de alto nivel como sesiones de estrategia de comunicación con Álvaro, el jefe, o cosas de tan bajo perfil como ir a buscar agua al supermercado (que, oye, al final somos literalmente cuatro en la tienda y aún no tenemos mayordomo).

Finalmente, cuando todo lo del día está hecho me pongo a subir anuncios a la tienda de La Dobla en MA-Shops. Más o menos los últimos 80 anuncios los he puesto yo. Afortunadamente es un proceso fácil y sencillo, aunque siempre hay que fijarse en que las fotos de las monedas sean las correctas y en que estés poniendo el precio que realmente le corresponde a la pieza.

Y así, hasta las 14:30, hora en que cierra la tienda hasta el día siguiente y me voy a casita.

Por cierto, igual te preguntas qué pasa cuando entra gente a la tienda.

Pues yo, de momento, no atiendo al público. Yo he sido profesor toda mi vida, y la verdad es que estar de cara al público es algo en lo que no tengo nada de experiencia. Y claro, una cosa es ponerte hablar con alguien, y otra cosa es dar un buen asesoramiento a medida del cliente. Hay intangibles ahí que solo se adquieren con la observación y la práctica, y es algo que estoy aún aprendiendo de mis compañeros, que lo hacen estupendamente.

Eso no quita, claro, que cuando el resto de compañeros estén ya ocupados y entre alguien más, no me toque salir del banquillo e ir a atender a esa persona. De momento solo he tenido que hacerlo una vez, con una persona que sabía lo que quería y que me lo hizo muy fácil.

Por supuesto, tampoco significa que si vienes a decirme hola a la tienda no te vaya a saludar, faltaría más. ¡Así que ven a saludarme!

Ya te digo, básicamente, este es mi día a día en mi puesto de trabajo. Como ves, en el fondo no difiere tanto de una tienda de cualquier otra cosa. La gran diferencia es que estoy trabajando rodeado de cosas que me apasionan, las monedas, y se me pasa el día volando.

Y, por supuesto, de vez en cuando acabo picando en alguna. Pero eso ya es tema para otra futura entrada de este diario.

PD1: ¿Quieres apoyar a ColeMone y de paso, leer artículos exclusivos y participar automáticamente en nuestros sorteos? Puedes hacerlo convirtiéndote en uno de nuestros VIPs.

PD2: ColeMone está en redes sociales. Síguenos en:

  • INSTAGRAM, en donde subo fotos de monedas chulas
  • MIS CANALES EN WHATSAPP Y EN TELEGRAM, donde aviso de noticias numismáticas
  • FACEBOOK, en donde charlo con otros coleccionistas
  • TWITTER, en donde escribo ideas rápidas sobre monedas

ÚNETE A NUESTRA LISTA DE CORREO

Te avisamos de los artículos más recientes de ColeMone, y de nuestras nuevas descargas gratis. Te prometemos que no somos pesados: tú eliges cada cuánto quieres recibir correos. Y puedes darte de baja cuando quieras.

11 COMENTARIOS

  1. Que bien Fran!!! Leer tus palabras en este mini-blog es todo un placer, porque disfrutas mucho de tu trabajo y te apasiona… Un día muy completito….. Y lo mejor también… Es que solo estas de mañana😁, Jijijijiji….
    Ya nos seguirás contando. Mil gracias por compartirlo!

  2. Preciosas palabras que salen de una persona feliz… que es lo que más te deseo. Disfruta a tope
    Un fuerte abrazo.- Juan Bautista Bajo Miguélez

  3. Bueno Fran, pues que te dediques a llevar las monedas de buillon en la numismática me parece muy alta responsabilidad y por supuesto te hará estar al día de como se mueve el oro en el mundo, un tema muy interesante.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre

Más Artículos