Qué es el Centenario de la Peseta (y por qué ese término debería desaparecer)

-

-

En ColeMone, al menos un par de veces al mes, dedicamos una entrada a explicar terminología numismática que puede ser complicada de entender para los novatos en el mundillo. Hoy vamos a ver qué es el Centenario de la Peseta, por qué se llama así, y por qué es un vocablo terrible que hay que desterrar de la numismática.

En numismática, se conoce como Centenario de la Peseta al periodo comprendido entre la introducción de la Peseta como sistema monetario de España en 1869 y el exilio de Alfonso XIII en 1931. Por tanto, incluye a las monedas del Gobierno Provisional, Amadeo I, la I República, Alfonso XII y Alfonso XIII, así como las de la Revolución Cantonal de Cartagena y las del pretendiente carlista Carlos VII.

¿Por qué se llama «Centenario de la Peseta» si no son 100 años?

Como puedes ver en la definición, el periodo cubierto por el término «Centenario de la Peseta» es de 62 años, por lo que no es un centenario real. Por otro lado, la peseta tuvo una vida de 132 años -hasta la entrada del euro en 2001- así que tampoco es un centenario real. Así que queda la duda: ¿por qué lo llaman así?

5 Pesetas 1869
5 pesetas de 1869 *1869. El primer duro de plata de la peseta (Aureo & Calicó. Subasta 263, Lote 1673).

Pues no lo sé a ciencia cierta: el problema es que no hay una respuesta clara. Es uno de esos términos pertenecientes a una jerga que se ha desarrollado por convenienca a lo largo del tiempo, y que se acaba extendiendo por inercia.

Pero sí tengo una teoría.

La filatelia española se divide en dos grandes periodos: el Primer Centenario, que va desde 1850 a 1949, y el Segundo Centenario, que va desde 1950 al presente.

Pienso que, simplemente, la jerga numismática española, en algún momento, ha adaptado por analogía el término filatélico para sus propósitos, y luego no se ha sabido darle un significado coherente.

Actualización 11/5: Álvaro Albero, de Numismática La Dobla (en Twitter @numisladobla), nos ofrece otra explicación, que más o menos coincide con la que Francisco Javier de Relatos Numismáticos nos deja en los comentarios de esta entrada, y que tiene mucho más sentido que la mía:

Twitter Centenario de la Peseta explicacion

Sin embargo, @miguelangel25n detecta problemas en esa idea:

Centenario de la peseta replica tweet

Por qué no debes usar el término «Centenario de la Peseta»

He de reconocerlo, me encantan los refranes. Todos menos uno: aquel de «más vale malo conocido que bueno por conocer» me parece un refrán de mi**da que se usa para justificar una actitud cobarde ante un supuesto cambio.

Pues para mí, el término «Centenario de la Peseta» es ese malo conocido. Es un término que no denota correctamente al periodo de 62 años que quiere describir, y que, si quisieramos ampliar su significado para cubrir 100 años, partiría un periodo de monedas a la mitad, el de las monedas de Franco.

2 pesetas 1873 Cartagena
2 Pesetas de 1873 acuñadas en el Cantón de Cartagena (Heritage, Subasta Dallas 3038, Lote 36708).

Y como no describe correctamente al periodo al que se refiere, es un término que causa confusión entre los novatos y, algunas veces, también en los no tan novatos.

Por tanto, es un vocablo inútil tanto desde el punto de vista semántico como desde el pragmático: es exactamente lo mismo que decir «la Mitad del Sistema Solar» y sólo referirte a Mercurio y Venus. ¿Es verdad? No. ¿Causa confusión a quien lo escucha? Mucha.

En su momento, cuando escribí en el Twitter de ColeMone una pequeña reflexión sobre este tema, Adolfo Ruiz Calleja (en Twitter @ruizcalleja) me contestó lo siguiente:

Tweet centenario de la peseta

Pienso que Adolfo tiene razón… pero sólo en parte.

Ya sabes que yo soy filólogo de formación y que he trabajado en elaboración de diccionarios, lo conté en aquella entrada sobre qué es una moneda. Como te puedes imaginar, le doy una importancia enorme a las palabras que usamos.

En lingüística, consideramos que la palabra «jerga» es un lema con dos significados diferentes. El primer significado es el de vocabulario de ciertas profesiones y oficios, el segundo es el de lenguaje especial usado con propósitos crípticos.

Una profesión genera jerga cuando necesita términos nuevos para referirse a cosas para las que el lenguaje general no tiene vocablos. Y esa jerga no es mala, todo lo contrario: enriquece la lengua y la hace más adaptable.

5 pesetas 1899
El último duro del llamado «Centenario de la Peseta», las 5 pesetas 1899 *1899 (Vico, Subasta Junio 2012, Lote 753).

Pero cuando la jerga nace como lenguaje críptico, la implicación es la de no querer permitir la entrada en el ámbito en el que se genera a quien no pertenezca al grupo.

Y aunque no creo que ésta sea la intención explícita del término «Centenario de la Peseta», al no denotar correctamente a lo que se refiere y crear confusión, sí se convierte en jerga críptica y en una pequeña barrera del entrada al mundillo (una más de las muchas que hay). Por tanto, si queremos hacer la numismática un poco más fácil para los nuevos, es tan sencillo como dejar de usar términos que no sirven.

Y por cierto, yo veo una razón de fondo en por qué seguimos usándolos, y es que hay algo que hacemos mucho en el coleccionismo numismático: nos apoyamos demasiado en sabiduría convencional sin que nadie la cuestione o la examine para ver si es cierta. El término «Centenario de la Peseta» es ejemplo claro de algo que ha pasado de generación en generación sin que nadie se haya parado a pensar si es un término adecuado o no.

Y mira, porque que algo se haya hecho durante toda la vida no quiere decir que esté bien hecho, sólo es que nadie se ha planteado cuestionarlo. Pues que sirva esta entrada como cuestionamiento: vayamos al bueno por conocer y dejemos de usar el término «Centenario de la Peseta» de una santa vez.

PD: ColeMone está en redes sociales. Síguenos en:

  • TWITTER, en donde cada día hablo de una moneda y un billete
  • INSTAGRAM, en donde subo fotos de monedas chulas
  • NUESTRO CANAL DE TELEGRAM, donde te aviso de las últimas noticias numismáticas
  • FACEBOOK, en donde voy compartiendo cosas interesantes que veo por Internet

ENTÉRATE DE TODO

SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA DE CORREO PARA SABER LO TODO LO QUE PASA EN COLEMONE

7 Comentarios

  1. Interesante entrada… Es el poder imperecedero de la palabra
    ¿Por qué se sigue llamando ÁTOMO al átomo?
    Cordiales saludos

  2. Gracias, Francisco, por la mención.

    Yo estoy de acuerdo en que no es un término correcto desde el punto de vista histórico. Pero es un término de uso común entre los coleccionistas, creo que es la «jerga» de nuestra profesión y no me parece mal su uso.

    De todas formas, me has dado una idea: recopilaré términos usados comúnmente en la numismática que no sean correctos históricamente. Cuando tenga unos cuantos los publico y seguro que los lectores aumentan la lista. ¡Hay muchísimos! Especialmente en las denominaciones de las monedas.

    Saludos,
    Adolfo

    • Se me olvidó decir que gracias también por la entrada. Es muy interesante, abre el debate y da qué pensar; eso es muy bueno y algo que se encuentra siempre en este blog.

    • Gracias a tí por tus palabras, Adolfo!

      Tengo ganas de leer esa entrada, a ver qué se te ocurre y qué podemos aportar.

  3. Una reflexión interesante, sin duda.
    Yo desconozco el motivo de por qué se dice centenario a ese periodo de tiempo que no son 100 años.
    Me inclino a pensar que surgió en 1969.
    Ese año era el centenario de la peseta, por tanto todas las monedas acuñadas a partir de 1869 serían monedas del centenario.
    Posteriormente, supongo, se excluyó de ese periodo las monedas de franquistas porque, como has comentado, partía un periodo de monedas a la mitad, las de Franco.
    No tengo documentos que prueben mi teoría, pero pienso que es así por alguna publicación de 1969 con motivo del centenario de la peseta cómo esta

    https://riubu.ubu.es/handle/10259.4/1603

    O esta

    https://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano/catalogo-neto-centenario-peseta-unidad-monetaria-nacional-1869-1969-vicenti-jose~x172847185

    • Había llegado a la publicación de Ernesto Ruiz, pero no había visto nunca esa edición del catálogo de Vicenti!

      Tu explicación tiene bastante sentido, la verdad, y probablemente mucho más que la mía. Álvaro de Numismática La Dobla me da una muy parecida (actualizo el post con los aportes de ambos).

      Pero le sigo viendo el mismo problema: tomar una efeméride como nombre, pero extenderla sólo a una parte de las monedas que cubre esa eferméride.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here