A finales de 2019, Estonia emite una moneda conmemorativa de 2 Euros dedicada al centenario del establecimiento de la Universidad de Tartu como Universidad Nacional de Estonia. De las 6 universidades que tiene Estonia, ¿qué es, exactamente, lo que hace especial a la de Tartu? Para poder responder a esa pregunta, tenemos que examinar la historia de esa universidad, que, en el fondo, no es más que la versión reducida de la historia de Estonia.

Al final de esta entrada, podrás encontrar un pequeño resumen para incorporar a tu ficha de la moneda en tu colección.

1- ¿Qué es?

Fachada de la Universidad de Tartu

La Universidad de Tartu (Tartu Ülikool en estonio) es la institución de enseñanza superior más importante de Estonia, y una de las más importantes del mundo en cuanto a producción científica se refiere. Por extensión, y gracias a la influencia que la institución ejerce, la misma ciudad de Tartu se considera como la capital intelectual de Estonia.

1.1- Historia

La historia de la Universidad de Tartu se puede dividir en tres secciones bien diferenciadas: la etapa sueca, la etapa alemana, y la etapa estonia. Las fronteras entre estas etapas no están únicamente definidas por el gobierno que controlaba el territorio que conforma la Estonia moderna. Realmente, la principal distinción es el lenguaje vehicular y de instrucción de la institución.

1.1.1- Etapa sueca

Las raíces de la institución se pueden trazar hasta el 30 de junio de 1632. Durante el transcurso de la Guerra de los Treinta Años y siendo Estonia parte de Suecia, en un campamento militar cerca de Nuremberg (Alemania), Gustavo II Adolfo de Suecia firma los estatutos fundacionales de la Academia Dorpatensis, nombre original de la universidad.

La etapa sueca comienza con su fundación en 1632. La historia de la institución en esta época es accidentada y está marcada por las múltiples guerras libradas en la zona entre Suecia y Rusia. Largos periodos de clausura, y el traslado, primero a Tallinn y después a Parnu, caracterizan un periodo de inestabilidad que, sin embargo, no impidió el desarrollo de una vida intelectual plena. La primera historia del folklore estonio, o el primer diccionario letón-alemán, fueron producidos en esta época. La captura de Parnu, en aquel momento era la sede de la universidad, por fuerzas rusas en 1710, durante la Gran Guerra del Norte, finaliza la etapa sueca.

1.1.2- Etapa alemana

En 1721, se firma del tratado de paz de Nystad, y la Gran Guerra del Norte por fin termina, después de 21 años de conflicto. Además de transferir el territorio de la Estonia sueca al Imperio Ruso, una de las cláusulas del tratado fue mantener la universidad abierta en Parnu. Sin embargo, la universidad no sería reabierta hasta abril de 1802. La nobleza Germano-Báltica ejercía el poder en el territorio estonio aún estando bajo poder ruso, en clara minoría con respecto a los estonios étnicos. El restablecimiento de la institución fue vista como imprescindible para la educación de los líderes del futuro en las habilidades necesarias para llevar a cabo las labores de gobierno. La lengua de instrucción en lo que se llamó la Universidad Imperial de Dorpat fue, por supuesto, el alemán.

A finales del siglo XIX, la ola de nacionalismo que recorrió Europa penetró el Imperio Ruso con fuerza. Una de las consecuencias fue la rusificación obligatoria del sistema educativo. Sin embargo, la Universidad de Tartu constituyó una excepción: Se le permitió continuar enseñando en alemán hasta 1916. La razón fue que Gobierno del Imperio temía que el cambio a la lengua rusa podría llevar a la expansión de las ideas religiosas protestantes, desafiando a la religión ortodoxa que gozaba, por aquel entonces, el estatus de oficial. Eso no quiere decir que no hubiera cambios: la ciudad y la institución se renombraron: pasó a ser la Universidad de Yuryev. La universidad se encontró a sí misma en un limbo, resultado de una fusión germano-rusa única en el mundo, pero no frenó su producción científica. En 1909, Wilhelm Ostwald recibió, en química, el primer y único Premio Nobel que salió de Tartu.

En 1918, tras la salida de Rusia de la Primera Guerra Mundial, Alemania ocupó Estonia. Una vez más, la Universidad de Tartu fue clausurada. Muchos de los académicos rusos que ejercían allí, y muchos de los materiales y equipo, fueron trasladadas a Vorónezh, en el centro de Rusia. Este hecho formaría la semilla de lo que ahora es la Universidad Estatal de Vorónezh.

1.1.3- Refundación como Universidad Nacional de Estonia: etapa estonia

En 1918, tras la derrota germana en la Gran Guerra, Estonia proclamó su independencia. El idioma estonio hasta entonces había sido un lenguaje minorizado, y, por tanto, tratado como un lenguaje de segunda por las élites germano-bálticas del territorio. Pero cuando adquirió el estatus oficial con la independencia, la importancia de tener un centro de educación superior en lengua estonia fue evidente: necesitaba ganar prestigio como lengua de ciencia, y avanzar la investigación en la cultura e historia estonia desde un punto de vista local.

Con esos dos objetivos en mente, la Universidad de Tartu fue refundada en 1919, con el estatus de Universidad Nacional Estonia. Fue la primera universidad que empleó el estonio como lenguaje vehicular principal. Justamente, ese es el evento que celebra la moneda de 2 euros conmemorativa de Estonia de 2019. Incluso durante las ocupaciones Nazi y Soviética de Estonia, el estonio se mantuvo como lenguaje principal, aunque fueran ofrecidos algunos cursos en alemán.

Cuando Estonia reestableció su independencia en 1991, la Universidad de Tartu ocupó su lugar tradicional formando a las élites políticas e intelectuales del país. En Estonia, según el QS World University Rankings, un 40% de los miembros del Parlamento Estonio, el 87% de abogados, el 100% de los jueces, y el 99% de los médicos se han graduado en la Universidad de Tartu. Ayuda que algunas carreras, como medicina, sean exclusivas para este centro, desde luego. Pero, aún así, su importancia en la formación del estado báltico como entidad independiente viable no se puede sobreestimar.

2- ¿Por qué es importante la Universidad de Tartu?

Cartel de PRomoción del Centenario de la Universidad de Tartu como Universidad Nacional de Estonia

El hecho de que Estonia conceda a la Universidad de Tartu tantísima importancia se debe, sobre todo, a dos poderosas razones. Una cultural, relacionada con el estatus de la lengua estonia como lengua de ciencia; y otra política, relacionada con el impacto de la cultura estonia en la configuración política del país báltico.

El rol providencial que ha tenido como guardia y custodia de la lengua y cultura estonia, y a la vez como vanguardia de las mismas, es la razón más aparente. Durante el siglo XX, Estonia ha visto momentos históricos muy duros. Ocupaciones, deportaciones, genocidios o discriminación forman parte de una lista de atrocidades que han amenazado seriamente la supervivencia de la cultura estonia. Sin embargo, Tartu siempre ha sido el sitio donde, a pesar de todo, la lengua y la cultura estonia ha tenido un lugar de prestigio, ha sido un faro que ha mantenido la autoestima de un pueblo que ha visto como su lengua se despreciaba para todo lo que no fuera la comunicación diaria y, hasta cierto punto, la literatura.


La segunda es que, como centro de educación de las elites gobernantes del territorio estonio, ha tenido un papel instrumental en el establecimiento y la viabilidad de un estado estonio independiente, tanto en 1919, como en 1991. Para un país al que le ha costado tanto ejercer su autodeterminación y configurar un estado democrático moderno, haber poseído la capacidad de formar a sus propios líderes políticos, económicos y sociales en un ambiente nativo ha permitido mantener una influencia cultural propia en la configuración de Estonia como país.

Para tu ficha:

La Universidad de Tartu es la institución de educación superior más importante de Estonia. Fundada en 1632, pasó por manos suecas y alemanas hasta que en 1919, un año después de la proclamación de la independencia del estado báltico, se convirtió en la Universidad Nacional de Estonia. Durante esos cien años, la Universidad de Tartu ha sido providencial para la conservación de la cultura y la lengua estonia, y para la educación de las élites políticas, sociales y económicas del país.

Fotos: Coleccionismodemonedas.com/Francisco J. López

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí