La incorporación de Tracia a la Grecia moderna: guerra y paz, irredentismo y rivalidad

En 2020, la República Helénica nos va a deleitar -y no hay una palabra mejor, porque la moneda es espectacular- con una pieza conmemorativa de 2 euros dedicada al centenario de la incorporación de la región de Tracia a Grecia. Y estoy seguro de que el nombre de Tracia te suena, aunque sólo sea de las películas de romanos, o porque es el lugar de nacimiento del legendario Espartaco. ¿Pero dónde está Tracia, exactamente? ¿Y por qué es tan importante para Grecia?

Como siempre, antes de entrrar en el meollo de la cuestión, aquí tienes un pequeño resumen para tu ficha de la moneda:

La incorporación de Tracia a Grecia tuvo lugar el 9 de agosto de 1920. Ese día entró en vigor el Tratado de Paz de Neuilly-sur-Seine entre Bulgaria y los Aliados de la Primera Guerra Mundial. Como resultado del acuerdo, Bulgaria cedió a Grecia toda la región de Tracia Occidental.

Moneda Conmemorativa de 2 Euros de Grecia 2020 - Centenario de la Incorporación de Tracia a Grecia

¿Dónde está Tracia exactamente?

Tracia y las fronteras modernas

En amarillo huevo, la región tradicional de Tracia superimpuesta sobre las fronteras modernas.

Pues depende.

La primera distinción que hay que hacer es entre la región tradicional de Tracia, y la Tracia que pertenece a la Grecia actual.

La Tracia tradicional está en la esquinita de los Balcanes. Es la zona europea de las tierras que están entre el Mar Egeo y el Mar Negro. Hoy en día, está dividida entre Turquía, Bulgaria, y Grecia.

La Tracia griega es la parte suroeste de la región tradicional, y forma parte de la Periferia de Tracia y Macedonia Occidental, unas de las 13 divisiones de primer nivel del país heleno. La ciudad más poblada es Alejandrópolis, pero su capital es la ciudad de Komotiní. En esta periferia viven unas 610 000 personas, de las que un 35% son musulmanes.

¿Cómo se incorporó Tracia a Grecia?

Desde tiempos inmemorariales, en la memoria colectiva occidental Tracia siempre ha estado íntimamente relacionada con el mundo helénico. Pero, sin embargo, no está bajo poder autónomo griego desde antes del nacimiento de Cristo.

Tracia antes de Grecia

La región de Tracia fue parte del Imperio Romano desde su conquista definitiva en el año 46 A.C. Aquí fue donde el Emperador Constantino estableció su capital: vió un pueblo llamado Bizancio, pequeño pero perfectamente situado estratégicamente, y lo refundó, llamándolo Constantinopla.

Tras la división del Imperio entre Oriente y Occidente y la caída de éste último en el año 476, Constantinopla siguió siendo la capital de lo que ahora se conoce como Imperio Bizantino (el antiguo Imperio Romano Oriental). Sin embargo, la región de Tracia se convirtió en campo de batalla entre las tribus germánicas procedentes del norte del Río Danubio y las tropas bizantinas.

Columna de Constatine en Estambul

Columna de Constatino en Estambul. Fue erigida para celebrar la declaración de Bizancio como capital del Imperio Romano.

En el siglo VIII, Bizancio perdió el control sobre el territorio de Tracia por primera vez, que pasó a manos del Primer Imperio Búlgaro, pero, en el siglo X, Constantinopla recuperaría el poder sobre la región. Básicamente, la historia de Tracia entre los siglos X y XIV se puede resumir en que fue un toma y daca entre Bulgaria y Bizancio para ver quién tenía en control de Tracia, que cambió de manos varias veces en ese periodo.

La cosa se mantuvo así hasta mediados del siglo XIV, cuando los Otomanos decidieron que Tracia iba a ser parte del Imperio. Aunque Constantinopla no caería hasta 1453 -siendo uno de los eventos que definen el fin de la Edad Media-, la región de Tracia en sí misma sí que estuvo bajo control turco desde, más o menos, 1370.

Y ese control turco se mantuvo durante cinco siglos. Entre 1912 y 1913 los países de los Balcanes, que había conseguido su independecia del Imperio Otomano recientemente, libraron una guerra contra los turcos, que se conoce como la Primera Guerra de los Balcanes. El Imperio Otomano la perdió, y tuvo que ceder el Norte y el Oeste de Tracia a Bulgaria, quedándose con la Tracia oriental. Luego Turquía recuperaría parte de ese territorio perdido en la Segunda Guerra de los Balcanes, que tuvo lugar entre julio y agosto de 1913, pero la partición de Tracia no se resolvería.

Tracia en la Primera Guerra Mundial

Con Tracia dividida entre Bulgaria y Turquía, llegamos a la Primera Guerra Mundial.

Cuando Gavrilo Princip decidió que había que pegarle un tiro al Archiduque Francisco Fernando de Austria-Hungría, comenzó una cadena de eventos que acabaría con la mayoría de los países europeos situándose en uno de los dos bandos de la guerra que estaba por venir: la Gran Guerra.

Mientras que Bulgaria y el Imperio Otomano decidieron alinearse con Austria-Hungría y el Reich Alemán, Grecia quiso mantener una estricta neutralidad que vino dada por el gran desacuerdo entre el Rey Constantino I -que quería ir con Alemania-, y el Primer Ministro Eleftherios Venizelos -que quería ir con los Aliados. Esta división afectaría muy profundamente la vida pública y política de Grecia durante el conflicto.

Visto el panorama, estaba claro que la neutralidad griega no iba a durar mucho. En 1915, Reino Unido y Francia mandaron un contingente de tropas a la ciudad de Tesalónica sin informar al gobierno griego para arbir un nuevo teatro de operaciones contra las Potencias Centrales -el Frente de Salónica o de Macedonia-, pero, de paso, comienzan lo que es de manera no oficial, pero sí efectiva, una ocupación del país.

Soldados en Tesalónica durante la I Guerra Mundial

Soldados en Tesalónica durante la I Guerra Mundial

La polarización política griega -que hoy se conoce como el Gran Cisma- explotó en 1916. En el Frente Macedonio, Bulgaria y Turquía habían tomado parte del territorio griego en Épiro y en Macedonia, yeso fue la gota que colmó el vaso. Entre golpes de estado, el establecimiento de gobiernos alternativos que oficialmente estaban fuera de la ley pero que realmente ejercían el poder real, y que el pueblo girego le culpaba directamente de no ser capaz de defender Grecia, el Rey Constantino I acabó yéndose al exilio. Venizelos formó un gobierno republicano provisional, y, en junio de 1917, Grecia entraba oficialmente en la Primera Guerra Mundial del lado de Francia y Reino Unido.

El Tratado de Neuilly-sur-Seine

Firma del Tratado de Neuilly-sur-Seine

Firma del Tratado de Neuilly-sur-Seine el 27 de noviembre de 1919.

A principios de septiembre de 1918, las tropas aliadas fueron por fin capaces de romper el Frente de Macedonia. El colapso de Bulgaria no tardó mucho en llegar: el 29 de septiembre firmaba un armisticio.

El Imperio Otomano también acabaría rindiéndose más pronto que tarde, y su armisticio se firmaría sólo un mes después, el 30 de octubre. El 11 de noviembre sería el turno de Alemania: la guerra había terminado.

Y Grecia estaba en el bando ganador.

La paz definitiva entre Bulgaria y los Aliados se estableció a través del Tratado de Neuilly-sur-Seine, que se firmó el 27 de noviembre de 1919. Entre otras muchas concesiones, Bulgaria cedía a Grecia Tracia Occidental, pero los búlgaros conservabam el Norte de Tracia. El Tratado entró en vigor el 9 de agosto de 1920. Precisamente es el centenario de esta fecha lo que conmemora la moneda de 2 euros de 2020 dedicada a la incorporación de Tracia a Grecia.

La Guerra Greco-Turca

Por otro lado, el Imperio Otormano firmó su paz con los Aliados en el Tratado de Sèvres, el 10 de agosto de 1920. Este acuerdo mató al imperio turco de forma efectiva, dividiéndolo entre las potencias victoriosas. A Grecia se le concedió una zona de ocupación en Esmirna -en el oeste de la península de Anatolia-, y la propiedad de todo Tracia Oriental excepto Estambul. Éste es el evento que se conmemora en la moneda de 2 euros.

Sin embargo, que hubiera una paz no quiere decir que esta paz fuera estable. Grecia seeguía políticamente dividida. De hecho, en las elecciones de 1920, los monarquistas salieron victoriosos y Constatino I volvió al país y retomó el trono. Turquía se encontraba en medio de la insurrección armada, comandada por Mustafá Kemal Atatürk, contra la ocupación aliada.

Fronteras de Tracia según el Tratado de Lausana

Fronteras en Tracia establecidas por el Tratado de Lausana. La zona rayada es una zona demilitarizada.

Como parte de esa rebelión, que sería conocida como la Guerra de Independencia Turca, Grecia y la nueva República de Turquía libraron un conflicto entre desde el momento en el que las primeras tropas helenas entraron en Esmirna hasta 1923, cuando se firmó el Tratado de Lausana que reconocía a Turquía como país ganador de la contienda. Este Tratado fijaría las fronteras definitivas entre Grecia, Bulgaria y la nueva república turca. Greia tuvo que devolver Tracia Oriental, perdiéndola hasta el día de hoy.

¿Por qué fue importante la incorporación de Tracia a Grecia?

Uno de los principales pilares de la política geoestratégica de Grecia -y hasta cierto punto de su identidad nacional- durante el siglo XX han sido los conceptos de Megali, o «Gran Idea», y de Enosis, o «Unión». Básicamente, ambas ideas epresan lo mismo, la anexión por parte del Estado Nación griego de todos los territorios con población grecohablante o étnica griega.

La incorporación de Tracia Occidental al país heleno es una consecuencia directa de éste concepto. De hecho, Tracia fue el penúltimo territorio incorporado a Grecia, sólo superado por la absorción de las Islas del Dodecaneso de manos italianas después de la Segunda Guerra Mundial. De alguna manera, se puede decir que la incorporación de Tracia ha completado a Grecia.

Hoy en día, los conceptos de Megali y Enosis no tienen ya mucho peso en la política exterior griega, pero sus consecuencias se pueden seguir notando. Especialmente en la rivalidad con Turquía y en la partición efectiva de la isla de Chipre entre la República de Chipre y la República Turca del Norte de Chipre.

Foto de Portada: Klaus Stebani de Pixabay
Moneda Grecia 2€ 2020: Banco Central Griego
Mapa de Tracia: Commons/Пакко
Columna de Constantino: Flickr/SALT Research
Firma de Neuilly-sur-Seine: Commons/Desconocido
Mapa después de Lausana: Commons/Rowanwindwhistler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hostinger.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.